Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

GASTRONOMÍA

La imaginación y el jamón al poder

Los bares de Teruel se aplican en la elaboración de tapas con pernil, un buen aliciente para atraer clientes.

Los cocineros del Parador de Teruel -en primer término- y de La Realda, en Gea, en plena tarea.
La imaginación y el jamón al poder
JAVIER ESCRICHE

Los fogones de la Escuela de Hostelería de Teruel echaban humo ayer por la tarde. Los cocineros de los doce bares y restaurantes de la provincia finalistas en el Concurso de Tapas 'Jamón de Teruel' repitieron ayer sus creaciones culinarias con la ilusión de obtener el primer premio y situarse en lo más alto del 'tapeo' turolense, una modalidad gastronómica emergente en el panorama hostelero de la provincia.

Jamón, queso, aceite, vinagre, calabacines, pimientos, tomate, manzana, pan artesano, trufa, ajos, boletus, melón, arroz... Los aromas de todos estos ingredientes, capaces de hacer flaquear al más firme defensor de las dietas, llenaron las instalaciones y abrieron el apetito de todos los allí presentes.

El jurado se puso las botas degustando las tapas que iban saliendo de la cocina. En apenas una hora, los cuatro miembros que lo integraban probaron desde los 'Chamoritos con jamón crujiente' del hotel La Realda (Gea de Albarracín) al 'Rulo de jamón y risoto' de La Alquería (Ráfales). En medio, la 'Piruleta' del pub La Torre del Salvador (Teruel), el 'Caramelo de jamón' del bar Correos (Teruel), el 'Bombón' del Parador (Teruel), la 'Fantasía del pincho español' del Balfagón (Cantavieja) o las 'Delicias de Javalambre' de La Taberna de Amparo (La Puebla de Valverde).

Al llegar a la tapa de El Yahín, (Teruel) -en séptimo lugar-, que ofreció una 'Focaccia' con jamón, cebolla y setas-, los examinadores seguían firmes y enteros, entregados a su quehacer de paladear los platos de los hosteleros turolenses. "Ya estamos entrenados -explicó José María Sanz, profesor de la Escuela de Hostelería-, en la primera fase del concurso probamos en una noche 28 tapas diferentes".

Los otros tres miembros, Concha López, ama de casa; Chema Ferrer, periodista, y Javier Fontoba, profesor de la Escuela, afrontaban la degustación de las 'Verduritas con jamón' del Happiness, y de la tapa de El Torico Gourmet, cuyo nombre lo dice todo: 'Cucurucho helado de pimientos asados con crema dulce de queso de Albarracín'. El Fogón de Mora (Mora de Rubielos) cocinó 'Profiteroles de crema de jamón' y la Trufa Negra, (Mora de Rubielos), hizo un 'Rollito de rabo de toro'.

Entre los participantes, muchos nervios, pero también una gran destreza a la hora de montar sus tapas, algo que conseguían en solo un par de minutos. Junto a la valoración del jurado se tuvieron en cuenta los votos emitidos por los clientes de aquellos bares que del 3 al 11 del pasado septiembre sirvieron esas tapas, más de 50 de toda la provincia. El objetivo del concurso es promocionar el jamón de Teruel, pero también los establecimientos hosteleros de la provincia, que han encontrado en el certamen un aliciente para salvar la crisis en un mes poco turístico.

Etiquetas