Teruel
Suscríbete

TERUEL

La afección a los cimientos de la estación obliga a cambiar el proyecto del ascensor de San Julián

Las obras amenazaban la estabilidad de la contigua terminal de autobuses. El modificado no retrasará el proyecto.

Las obras del ascensor continúan entre la calle del Rosario y la ladera de la estación de autobuses.
La afección a los cimientos de la estación obliga a cambiar el proyecto del ascensor de San Julián
J. ESCUDERO

Después de buscar durante dos años el emplazamiento ideal para construir el ascensor que conectará los barrios de San Julián y Centro Histórico de Teruel salvando el desnivel de 32 metros que los separa, el proyecto deberá modificarse a los dos meses de haber empezado las obras. Los trabajos, de seguir adelante como estaba previsto, podrían dañar a la cimentación de la contigua estación de autobuses y afectar a la estabilidad de la ladera de la ronda de Ambeles. Los cambios no afectarán al emplazamiento y estructura de la torre de inspiración mudéjar que contendrá los elevadores ni a la pasarela que la unirá con la terminal de buses, aunque se eliminará un local adosado y la terraza de 30 metros cuadrados que lo remataba.

El vicepresidente de la sociedad municipal Urban Teruel S. A. -encargada de ejecutar el proyecto-, el concejal Luis Muñoz, explicó que, al construir el muro pantalla previsto en la ladera de la estación de autobuses, podían dañarse los pilotes que soportan la terminal. "Ese es un riesgo que nadie queremos correr y que queremos evitar", aclaró. Finalmente y a propuesta de la empresa constructora, Acciona, el muro pantalla se alejará cinco metros de la estación de autobuses y se adelantará hacia San Julián, con lo que el local proyectado junto a la torre de los ascensores desaparece.

Los cambios obligan también a trasladar unos metros en dirección a la ronda de Dámaso Torán la escalera que comunicará la plazoleta sobre la que se levantará el ascensor con el paseo acondicionado en la ladera que separa San Julián del Centro Histórico, ajardinada recientemente. El Ayuntamiento barajó la posibilidad de destinar el espacio cubierto que ahora se suprime a sede de la asociación de vecinos de San Julián, a almacén o lavabos públicos.

Ahorro presupuestario

Luis Muñoz firmó ayer el decreto que inicia la tramitación del modificado del proyecto, un proceso que, en este caso, no comporta la paralización de las obras al no suponer cambios significativos del coste final, responder al interés público y derivarse de un imprevisto. Además, en contra de lo que suele ser habitual en las obras públicas, el modificado no encarecerá el coste sino que lo recortará en un 1,69%. Muñoz comentó con ironía que, "por primera vez en la historia y sin que sirva de precedente, el presupuesto se reducirá en torno a 20.000 euros".

El proyecto del ascensor fue diseñado por el arquitecto turolense Joaquín Andrés, que se impuso en un concurso de ideas convocado por la DGA, administración que también financia las obras. La actuación tiene un presupuesto de 1,5 millones de euros y la entrada en servicio de las instalaciones está prevista para finales de este año o principios de 2011. La torre por la que circularán los dos ascensores previstos estará recubierta de acero corten y recuerda el aspecto de los campanarios mudéjares.

Facturas de la Perimetral

El Ayuntamiento de Teruel ha remitido ya a la DGA las facturas justificantes de obras realizadas en la Vía Perimetral para recibir los 2 millones de euros comprometidos por el Gobierno aragonés para cubrir parte de los 5 millones pendientes de pago. El alcalde, Miguel Ferrer, se mostró confiado en que aportación de la DGA se produzca en cuestión "de días".

Todavía quedarán pendientes de abono a la empresa constructora de la circunvalación, Acciona, otros 3 millones de euros que el Consistorio pretende ingresar de los gobiernos central o aragonés en 2011. Ferrer manifestó su esperanza de que la constructora no haga efectiva su amenaza de cobrar intereses de demora por los trabajos que no ha cobrado por una obra inaugurada en 2008.

Por otro lado, Miguel Ferrer ha contactado con el Instituto Aragonés de Fomento para conocer qué Administración debe encargar el proyecto de conexión de la Perimetral con la A-23. La redacción de este documento cuenta con una partida de 500.000 euros en el Fondo de Inversiones de 2010.

Etiquetas