Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

La prisión, al límite de su capacidad tras las últimas detenciones en las fiestas de la Vaquilla

Puede albergar a un máximo de 240 reclusos y hay ahora 230, mientras que la ocupación media en 2009 fue de 180.

Vista general del centro penitenciario de Teruel, en el que hay ahora 230 presos.
La prisión, al límite de su capacidad tras las últimas detenciones en las fiestas de la Vaquilla
JORGE ESCUDERO

El centro penitenciario de Teruel registra estos días una alta ocupación. Con una capacidad máxima para 240 reclusos -según fuentes de la Dirección de la prisión-, el edificio albergaba ayer a un total de 230 presos, una cifra bastante elevada si se tiene en cuenta que durante el año pasado la cárcel estuvo habitada a diario, por término medio, por 180 internos.

Fuentes judiciales señalaron ayer que la intensa actividad policial desarrollada en las últimas semanas con motivo de las fiestas del Ángel ha dado lugar a un buen número de denuncias y detenciones de individuos, para algunos de los cuales el Juzgado ha decretado el ingreso en prisión con carácter provisional o preventivo, es decir, mientras dura la investigación del caso y hasta la celebración del juicio.

El pasado día 7, la Policía detuvo a dos personas que tenían preparados 185 gramos de distintas sustancias estupefacientes para su distribución durante las fiestas de La Vaquilla. Durante el último fin de semana, los días festivos en que Teruel registró una mayor afluencia de gente, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron a otras 12 personas, siete de ellas por estar ilegalmente en España, cuatro por malos tratos y uno por atentado contra la autoridad -un joven se avalanzó sobre un policía local que le recriminó que saltase encima de coches aparcados-.

Además, la Guardia Civil denunció a 152 conductores por alcoholemia, si bien solo dos fueron detenidos por haber arrojado una tasa de alcohol superior a los 0,60 miligramos por litro en aire, algo que está tipificado como delito en la Ley de Seguridad Vial. Aunque la primera vez que se comete esta infracción solo es castigada con una sanción económica, el juez puede decretar prisión preventiva para aquellos que reincidan.

El director de la prisión de Teruel, Julio Esteban, destacó que, junto al mayor número de detenciones policiales realizadas con motivo de las fiestas, existe otra circunstancia que ha hecho aumentar el número de reclusos. Según explicó, la última reforma del Código Penal, que incluye como delitos actos que antes no eran considerados como tales -ocurre, por ejemplo, en materia de tráfico y violencia de género- ha generado más ingresos en prisión.

De hecho, Esteban destacó que el aumento de la población reclusa en la cárcel de Teruel respecto a años anteriores viene detectándose desde hace seis meses. "En muchos casos se trata de personas que han quebrantado una orden de alejamiento de su pareja o que conducían a una velocidad excesiva de forma reincidente, asuntos que ahora ya pueden suponer el ingreso en prisión", dijo el director de la cárcel de Teruel.

A juicio de Julio Esteban, las detenciones durante La Vaquilla "han influido" en el incremento del número de presos, "pero hay también otros factores", matizó el director del centro penitenciario de Teruel.

"No hay masificación"

Esteban aclaró que la prisión no se ha masificado por encontrarse casi al completo. "Estamos acostumbrados a que la población fluctúe y el centro está preparado para acoger a la cantidad de presos que hay ahora", señaló. Añadió que, en verano, el edificio ofrece la ventaja de ser menos caluroso que otros. De construcción antigua, sus gruesos muros aislan a los presos de las altas temperaturas.

Existen planes de ampliación de la prisión, pero su ejecución depende de las disponibilidades presupuestarias. La mayor parte de sus celdas son dobles, si bien Esteban asegura que "muchos presos prefieren tener compañía".

Etiquetas