Despliega el menú
Teruel

CENTRO HISTÓRICO

El proyecto para mejorar la ronda de Ambeles cuesta 813.108 euros pero está sin financiar

La obra cambiará el alumbrado, las redes de servicio y la aceras, muy deterioradas en esta céntrica calle comercial.

Las aceras de la ronda de Ambeles, de aspecto heterogéneo por sus continuos parcheos.
El proyecto para mejorar la ronda de Ambeles cuesta 813.108 euros pero está sin financiar
JAVIER ESCRICHE

La ronda de Ambeles, una de las calles más comerciales del Centro Histórico de Teruel, cambiará sus aceras parcheadas e irregulares, el pobre alumbrado y sus deterioradas redes de servicio con el proyecto que el Ayuntamiento acaba de remitir a la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural, para su aprobación.

La inversión prevista asciende a 813.108 euros y, de momento, está sin financiar. El Consistorio espera recibir apoyo de la DGA para acometer esta actuación ante las nulas opciones de afrontarla con sus propios recursos debido a la elevada deuda municipal y a la imposibilidad de firmar créditos en 2011, de acuerdo con las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno.

El proyecto elaborado por la delegación de Infraestructuras prevé sustituir el pavimento de las aceras, de hormigón impreso, por losas de granito gris, en sintonía con las reformas efectuadas en el Centro Histórico. Además, se procederá a la renovación de las redes de alcantarillado y de abastecimiento de agua. También se construirá una nueva conducción destinada a contener redes de telecomunicaciones.

El informe de los técnicos municipales sobre el proyecto reconoce que el estado de pavimentos y redes de la ronda de Ambeles es "deficiente" con "agrietamientos y parches" derivados de actuaciones puntuales en canalizaciones y reparaciones de averías.

La teniente de alcalde y concejala delegada de Infraestructuras, la socialista Lucía Gómez, explicó que la ronda se reformó en 1995 pero las intervenciones realizadas posteriormente "han deteriorado la imagen" de está céntrica calle. La pavimentación se efectuó con hormigón, al que se imprimía una apariencia rocosa mediante moldes que daban forma a la superficie, una técnica muy en boga por aquellos años. Aunque el resultado "quedo digno", según Gómez, el deterioro exige ahora un "tratamiento global".

La reforma acometida en los años noventa fue, no obstante, polémica durante su ejecución y mereció duras críticas de la Comisión Provincial del Patrimonio al dar a las aceras un color amarillo chillón que no había sido autorizado por este organismo.

La reforma ahora proyectada incluye la reparación de las farolas situadas en la acera comercial de la ronda, aunque las lámparas se sustituirán por otras más eficientes. En el lado opuesto de la calle, se prevé la colocación de nuevas columnas, además de montarse una luminaria adosada a la estación de autobuses. El alumbrado se completará con focos que alumbrarán la campa situada encima de la estación.

Por último, está prevista la sustitución de los árboles por otras especies. Lucía Gómez explicó que los nuevos ejemplares tendrán copas pequeñas y no levantarán las aceras con sus raíces. También se renovará la señalización y el mobiliario urbano. Gómez añadió que la marquesina de la parada de autobuses se acercará al colegio de la Purísima.

La teniente de alcalde reconoció que el proyecto de remodelación integral no dispone de financiación y adelantó que el Ayuntamiento solicitará fondos al Gobierno de Aragón. Aunque señaló que ha habido algunos contactos verbales al respecto, admitió que no existe todavía ningún compromiso formal.

Las obras, que tienen una duración prevista de seis meses, son recibidas con recelo por los comerciantes. Aunque, por un lado, consideran que la reforma es necesaria, advierten de las consecuencias negativas que los trabajos tendrán sobre la actividad comercial, ya muy castigada por la crisis.

El polígono La Paz resiste

También el tejido empresarial del polígono La Paz acusa la crisis. Según un reciente estudio realizado por la Asociación de Empresarios del Polígono Industrial de Teruel, este área fabril ha perdido en el último año el 2,4% de sus empleos, una cifra que "no es tan negativa" como la se preveía teniendo en cuenta la situación general.

El informe realizado por la asociación empresarial recuerda que el polígono La Paz se consolida, a pesar de las dificultades, como el principal foco de actividad laboral en la ciudad, con 274 empresas que suman 2.900 trabajadores. En el último año se han perdido 71 empleos. Aunque se han implantado nuevas industrias que han generado 52 empleos, las ya instaladas han recortado sus plantillas.

La asociación de empresarios reclama la mejora de las infraestructuras del polígono y facilidades para adquirir parcelas y naves en la contigua plataforma industrial Platea. También demandan más celeridad en la tramitación administrativa de permisos y licencias.

Etiquetas