Despliega el menú
Teruel

CESIÓN

La iglesia rumana tendrá 10 años para reabrir el templo de San Miguel

Según el convenio propuesto por el equipo de gobierno, el edificio se cederá por 90 años a una asociación ortodoxa que asumirá la rehabilitación.

El Ayuntamiento de Teruel cederá la iglesia de San Miguel, cerrada al culto desde hace décadas y en mal estado de conservación, a la asociación de la iglesia ortodoxa rumana 'San Nichifor el Confesor' por un periodo de 90 años con la condición de que proceda a su rehabilitación en un plazo máximo de 10 años.

Las condiciones de cesión, redactadas por el equipo de gobierno PAR-PSOE, fueron entregadas ayer a todos los grupos municipales en la Comisión de Hacienda para su estudio. El convenio deberá ser aprobado en Junta de Gobierno.

Entre las condiciones de la entrega del inmueble, se establece que 'San Nichifor el Confesor' deberá asumir "todas las obras necesarias" para rehabilitar la iglesia y destinarla a "centro espiritual e intercultural", una actividad que se complementará con una residencia para acogida y estancias temporales de participantes en intercambios culturales. La asociación destinataria, formada por rumanos residentes en Teruel, se compromete también a iniciar las actividades en la iglesia en el plazo de un año después de conseguir la autorización administrativa para el funcionamiento.

El coste de la rehabilitación integral no aparece fijado, aunque, según un informe de los servicios municipales, la inversión precisa para la consolidación estructural asciende a 468.866 euros. Según el diagnóstico de los técnicos, es necesario reparar los forjados, pilares y la cubierta. La inspección del templo revela la presencia de grietas en muros y bóvedas, humedades y desprendimientos generalizados.

El edificio fue adquirido en 2002 por el Ayuntamiento al Obispado por 270.000 euros, aunque desde entonces el templo permanece cerrado y sin ninguna utilidad mientras su estado de conservación se deteriora.

Una vez concluido el plazo de cesión, el templo revertirá al Ayuntamiento sin que la asociación destinataria pueda reclamar ninguna compensación por las mejoras realizadas. El contrato de cesión, que no contempla el pago de ningún canon o alquiler, quedará anulado si la rehabilitación no se lleva a cabo en el plazo previsto o el templo no se destina a los fines previstos, entre otras causas.

Etiquetas