Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

ALOJÓ EN 2002 A LOS REYES

Critican el estado "tercermundista" de la pista que va al monasterio del Olivar de Estercuel

El antiguo convento mercedario, declarado Monumento Nacional, recibe anualmente más de 20.000 turistas.

De izda. a dcha., los padres Francisco Marín e Ignacio Conesa y el magistrado José María Planchat.
Critican el estado "tercermundista" de la pista que va al monasterio del Olivar de Estercuel
J. Z.

El monasterio de Santa María de El Olivar de Estercuel es una buena metáfora de lo que ocurre en muchas zonas despobladas de Teruel. El antiguo convento mercedario, restaurado con mimo durante la última década y el único de la provincia que aún tiene monjes, es una de las joyas más desconocidas de Aragón. Sin embargo, a pesar de que incluso en 2002 alojó a los Reyes de España, su camino de acceso está impracticable.

Al igual que ocurre en centenares de kilómetros a lo largo y ancho de la provincia, las copiosas lluvias de este invierno lo han dejado tocado. Desde hace un tiempo, los padres mercedarios vienen denunciando esta situación "tercermundista" y reclaman una actuación de urgencia que mitigue su lamentable estado. "A este paso vamos a tener que llegar en helicóptero, solo queremos que se solucione esta situación", explica el padre Ignacio Conesa.

El camino de acceso, que desde 2009 está siendo reparado por trabajadores de la Diputación Provincial de Teruel, DPT, comunica también con las localidades de Obón, Crivillén y con multitud de fincas agrícolas. Hoy en día se encuentra salpicado de baches a lo largo de sus cuatro kilómetros, está sin señalizar y sin los elementos básicos de seguridad vial.

El vicepresidente de la DPT, Inocencio Martínez, visiblemente molesto por la actitud de los monjes argumentó que conoce el mal estado de la pista pero que "no es competencia nuestra, sino del Ayuntamiento de Estercuel". A pesar de ello, Martínez aseguró que la DPT invirtió 150.000 euros en 2009, "se han licitado 190.000 para 2010" y otros 200.000 euros se invertirán a lo largo de 2011, "sin que nos corresponda hacerlo" al tratarse el monasterio de una propiedad privada.

Política desde el púlpito

Además, Martínez acusó a Conesa de "hacer política desde el púlpito", al denunciar el mal estado del camino durante las misas en alguno de los ocho pueblos que atienden los sacerdotes. "Somos conscientes de que el monasterio es una referencia en la provincia, pero si todos los curas pidieran el arreglo de sus iglesias apañados estábamos?", apunta el vicepresidente de la DPT. A pesar de ello, Martínez aseguró que un equipo de trabajo irá "lo antes posible" a compactar la pista de nuevo.

Por su parte, el padre mercedario defiende su lucha para que se solucione la situación, y denuncia además que en algunos tramos de la pista no se han instalado cunetas ni arquetas de desagüe, lo que provoca que el agua se acumule "formando piscinas" en las laderas anexas.

Se queja de que se invirtiesen más de 1,7 millones de euros en abrir una carretera desde el Monasterio a Obón que "llega a la nada" al quedarse inconclusa. "El domingo pasado estuvieron aquí más de mil personas en una romería, se quedaban asombrados de la belleza del lugar y no entendían por qué está en tan malas condiciones el único acceso que existe", explica Conesa.

Bien de Interés Cultural

El monasterio de Santa María de El Olivar está declarado Monumento Nacional y es Bien de Interés Cultural. Cada año recibe a más de 20.000 turistas.

Fue construido durante el siglo XVII y en el siglo XIX sufrió saqueos y expolios. En las últimas décadas ha recuperado su belleza gracias a una costosa restauración con fondos privados y hoy se ha convertido en un centro de espiritualidad y de descanso para muchos turistas, que se alojan en la hospedería que han puesto en marcha los monjes en una zona anexa al complejo religioso.

Últimamente es muy frecuentado porque se ha puesto de moda celebrar en el centro ceremonias religiosas. Son muchos los que eligen este lugar para casarse, oficiar un bautismo o hacer la primera comunión.

Etiquetas