Despliega el menú
Teruel

SABOTAJE EN UNA GRANJA DE ALBALATE

Plaga de visones a orillas del río Martín

Los propietarios de la granja, donde se produjo la suelta intencionada de 126, animales denuncian que ya han sufrido siete robos desde que abrieron la explotación en el año 2002.

Juan Benito Tomás en su granja
Plaga de visones a orillas del río Martín
A. RIVERA

El sabotaje de una granja en Albalate del Arzobispo y la suelta intencionada de sus 126 visones americanos ha provocado una plaga de estos animales en las inmediaciones del río Martín, lo que amenaza con convertirse en un grave problema ecológico en la zona. El suceso se produjo en la noche del martes. Desde entonces, forestales del Gobierno de Aragón intentan capturarlos colocando trampas en el monte. Hasta el momento, ya han sido recuperados 101 de estos animales.

Ramón Benito Tomás, dueño de la explotación, explicó que su hijo recibió la llamada de la Guardia Civil a las ocho de la mañana del miércoles para indicarle que alguien había entrado en su granja y soltado a todos los visones que criaba. Según apuntó Tomás, fue un particular el que avisó al 112 notificando el asalto a la granja. Al llegar al lugar, comprobó que doce agentes de Protección de la Naturaleza, tres técnicos de la DGA, efectivos del Seprona y de la Policía Judicial, ya se habían desplazado hasta la granja.

Acto seguido, comenzó el proceso de captura de los primeros visones que aún quedaban en el recinto y sus inmediaciones con sacaderas y mallas. Para atrapar a los que habían conseguido llegar al monte, se organizaron batidas y comenzaron a instalarse las primeras cajas trampa para evitar que llegaran a la zona del río, su hábitat natural.

La rapidez con que se actuó fue determinante para atajar el problema, ya que, según declaró Francisco Javier Tomás, propietario del recinto e hijo de Ramón, "ninguno de los visones ha llegado al agua". Por su parte, el director provincial de Medio Ambiente, José Antonio Gómez, explicó que "el problema medioambiental es importante ya que colonizan los cauces y se muestran muy agresivos con el resto de especies acuáticas, por lo que llegan a tener preponderancia sobre ellas".

El dueño de la granja, que, según los veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria (OCA), cuenta con todos los permisos en regla, no quiso señalar a ningún culpable. "Si yo hubiera visto a alguien, podría denunciar, pero tengo que confiar en que la Guardia Civil detenga a los responsables".

Según Tomás, los desconocidos penetraron en la granja por la noche cortando una malla metálica con unas tenazas. A continuación, accedieron al barracón donde se encontraban las jaulas entrando, no por la puerta principal, protegida con una alarma, sino retirando las chapas de uralita que hacían las veces de paredes. El siguiente paso fue cortar los alambres que mantienen cerradas las jaulas y dejar en libertad a los visones.

Ramón Tomás explica que desde que abrieron la granja en 2002 ya han sufrido siete robos. Indica que desde que puso la explotación en marcha recibe casi a diario llamadas privadas que se cortan al responder. "Estábamos intranquilos, pero nunca nos esperábamos un sabotaje como este".

En cualquier caso, sí han lamentado hasta ahora el robo de 40 paneles solares, por lo que decidieron trasladar los que les quedaron hasta el techo de la granja. No obstante, un nuevo asalto les arrebató otros cuatro. Además, en otro robo en su propiedad perdieron los acumuladores solares, y les inutilizaron los motores. Ahora se encuentran a la espera de recibir información de la Justicia en relación con estos sucesos.

No se trata del primer sabotaje en una granja de visones que se produce en la provincia de Teruel. En 2002, los dueños de una granja de la Puebla de Valverde vieron cómo 13.000 visones lograban huir después de que un grupo de desconocidos abriera sus jaulas, al igual que en Albalate.

El dispositivo de captura sigue en marcha, y la intención del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón es lograr atrapar al 100% de los visones liberados.

Etiquetas