Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Largas esperas y camas cruzadas en Urgencias del Hospital de Alcañiz por falta de enfermeros

El centro tiene a medio uso su sexta planta, según denuncian los propios profesionales, por escasez de personal

alcañiz. La escena ha vuelto a repetirse: camas cruzadas en los pasillos del servicio de Urgencias del Hospital de Alcañiz. Ayer, hasta las 20.15 de la tarde, el centro médico había recibido a 58 pacientes, cuando la media de un día normal suele estar en 45. Y todavía quedaban cuatro horas por delante. Además, el hecho de que la sexta plata del edificio estuviese a medio funcionamiento, tampoco ayudaba y obligaba a los pacientes que acudían a urgencias a esperar a que alguien dejase una habitación libre para ingresar en planta. La saturación provocó largas esperas en algunos casos. Una mujer que llegó al hospital a "media mañana" con su madre enferma denunció que esta no recibió atención médica hasta las 19.00.

Sin embargo, en general, los pacientes y familiares se tomaban la situación con resignación y buenas dosis de paciencia. "Fundamentalmente es un problema de espacio físico. La gente se lo toma con bastante filosofía, son buenos pacientes, en una ciudad no se lo que pasaría...", explicó un operario del servicio de Urgencias. La responsable en esos momentos, la doctora Maulaín, prefirió no hacer ningún tipo de declaración al respecto y se limitó a indicar que durante la jornada no se había producido ninguna circunstancia extraordinaria que provocase la situación.

Por su parte, los pacientes y sus familiares intentaban llevar la situación lo mejor que podían. "A mi suegra la han atendido bien. Hemos tenido que esperar alrededor de una hora, pero ya está diagnosticada. Ahora esperamos a que salga una persona de la cuarta planta para que entre ella. Pienso que estamos dentro del tiempo con las fechas que estamos", explicaba Jorge Foz, un vecino de Valjunquera que acompañaba a Natividad Bel, su suegra.

Por su parte, unos pacientes de Caspe del servicio de Urgencias se tomaban la espera con resignación. "Es que hoy hemos venido mucha gente por aquí; está medio Caspe, pero con el servicio estamos conformes", indicó una señora que esperaba sentada a que su marido obtuviese una habitación para ingresar en planta.

Biombos en el pasillo

Detrás de un biombo instalado en el pasillo para conseguir un poco de intimidad, una familia alcañizana también aguardaba su turno para conseguir un cuarto donde poder descansar. Mientras tanto, su familiar se tomaba la cena hospitalaria sentado en la cama. "Nos han dicho que en un cuarto de hora lo suben a una planta. Tampoco pasa nada porque no está grave. Nos han dicho los médicos que mañana ya lo mandan para casa", explicaba un vecino de Alcañiz.

A pesar de la resignación y de las grandes dosis de paciencia de la mayoría de pacientes, los problemas de saturación en el Hospital de Alcañiz se repiten cíclicamente, aunque cada vez lo hacen con mayor frecuencia. De hecho, tanto el personal médico, como los enfermeros, celadores o trabajadores de administración del centro no ocultaban ayer las críticas ante la falta de medios para atender a los pacientes.

La sexta planta del hospital alcañizano fue acondicionada para ingresos este verano pero no está abierta siempre. "Está todo a tope; no hay habitaciones ni camas, cuando tenemos la sexta planta medio vacía. Lo que pasa es que los fines de semana no han contratado a nadie y no hay personal para atender a los pacientes", explicaba un trabajador que prefirió no identificarse.

Javier Zardoya

Etiquetas