Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

Un centenar de cortadores de jamón aficionados ocupan las plazas de la capital

Catas de productos, música y desfiles atraen a numeroso público a las Ferias de los Alimentos de Calidad

Cortadores aficionados y espectadores llenaron la plaza del Torico.
Un centenar de cortadores de jamón aficionados ocupan las plazas de la capital
ANTONIO GARCÍA

Miles de turolenses acudieron ayer a su cita con el producto estrella de la provincia: el jamón. Un total de 150 cortadores de pernil aficionados se instalaron en la Plaza de San Juan, la del Torico y la de la Catedral, acompañados por gran multitud de público que se agolpó a su alrededor para contemplar y aprender las mejores técnicas en el loncheado.

 

Familias, grupos de amigos, compañeros de trabajo o asociaciones se apuntaron a una exhibición callejera de corte de jamón, y se agruparon alrededor del jamonero y el pernil, totalmente equipados. Lo primero, fue ponerse el delantal, y, con un afilador y dos cuchillos, empezaron a quitar la corteza del gustoso manjar. Vecinos y visitantes presenciaron durante toda la tarde las exhibiciones y agradecieron las virutas de jamón que se repartieron por las calles de Teruel.

 

Varios cortadores profesionales ayudaron a los participantes a conseguir lonchas perfectas. José Luis López, comercial del secadero Aragonia de Calamocha, que participa hoy en el concurso nacional de cortadores, dio a los participantes varios consejos muy útiles en este arte: "Es muy importante tener un buen soporte y un buen cuchillo, bien afilado, por supuesto. El corte ha de hacerse en línea recta y empezando desde el codillo". Añadió que igual de importante que todo lo anterior es "tener mucha ilusión y afición". Entre los vicios más comunes que hay que evitar, José Luis destacó "no hacer la barca, es decir, que no haga ninguna concavidad".

 

Marco Eced, un aficionado al corte, y perteneciente a la mesa de 'Amigos del jamón', afirmaba que lo más difícil es conseguir lonchas finas.

 

José Luis López se lamentaba de la escasa promoción que recibe el pernil turolense, incluso dentro de la Comunidad autónoma. "Vas a cualquier boda a Zaragoza y te sacan jamón ibérico en lugar del de Teruel. Debería fomentarse más su consumo y otorgarle el lugar que se merece, porque es realmente muy bueno. No le dan el prestigio que se merece", indicó.

 

En este sentido, Elena Amo, una conquense que pasa unos días en Albarracín y que presenciaba la muestra de cortadores, afirmó que en Cuenca no está muy difundido el jamón de Teruel: "Se conocen más los de allí". Desde Huesca, Óscar y Jenifer, que viajaron expresamente a Teruel para asistir a esta actividad, comentaban que en su provincia se comercializa en igual medida el producto turolense que el ibérico, aunque ellos son fieles seguidores del jamón de la tierra. Pocas eran las mujeres cortadoras, aunque Pilar una de las chicas que participó no lo atribuyó a posibles tendencias machistas , sino a preferencias: "Les gusta más hacer eso que otras cosas".

 

Al encuentro con el jamón de Teruel y con los alimentos de calidad no pudo faltar el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, quien, después de visitar por la tarde los puestos de la feria comercial, en el palacio de exposiciones y congresos, recorrió las principales calles del Casco Histórico para ver de cerca la destreza en el corte del pernil y también probar la delicia turolense.

 

El programa de actos de las Feria dedicó buena parte de la mañana de ayer a las catas de los mejores productos agroalimentarios de esta tierra. Los quesos de Teruel, en sus diferentes variedades, de oveja o de cabra, hicieron las delicias de profesionales, y también de aficionados en la materia. Una cata sirvió para saborear y comprobar las características de cada uno de los quesos. Las variedades de aceite que se producen en Aragón o los 21 jamones que se presentaron al premio de calidad 2009 fueron objeto, asimismo, de catas específicas por parte de profesionales y del público concentrado en el palacio de congresos. Por la mañana, los niños protagonizaron un juego de la 'oca' con el que los pequeños aprendieron al conocer las diferencias de los jamones ecológicos. El grupo de folclore 'Esfuria tronadas' puso el broche final, con su actuación en la plaza de la Catedral.

Etiquetas