Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

Semáforos en la calle de San Martín para peatonalizar el Casco Histórico

Plan en fase de pruebas para acceder de forma regulada al aparcamiento subterráneo

Algunos vehículos esperan que el semáforo de la calle de San Martín se ponga verde.
Semáforos en la calle de San Martín para peatonalizar el Casco Histórico
antonio garcía

El Ayuntamiento de Teruel está firmemente decidido a la peatonalización integral del corazón del Casco Histórico de la ciudad. La instalación de un sistema regulado por semáforos para acceder al parquin de San Martín -en principio en fase de pruebas- es la última medida adoptada para evitar que los coches traspasen el límite constituido por el antiguo núcleo urbano amurallado.

 

La iniciativa se ha puesto en marcha hace una semana, coincidiendo con las obras de reforma del Paseo del Óvalo, y durante este tiempo las entradas y salidas del aparcamiento subterráneo de San Martín están siendo reguladas por semáforos, con objeto de facilitar el tránsito en un pequeño tramo de la calle que se ha configurado con doble dirección. "Si hay vehículos a punto de salir del parquin, se pone rojo el semáforo instalado a la altura de los apartamentos El Canónigo", explicaba el concejal delegado de Tráfico, Luis Muñoz.

 

Para salir de este sector de la ciudad, la circulación se ha desviado a través de la calle Francisco Piquer, en dirección a la plaza de la Marquesa.

 

Muñoz señaló que la fase de ensayos se prolongará durante diez días, en el transcurso de los cuales se comprobará la eficacia de este sistema con la finalidad de interrumpir definitivamente el tráfico en las calles de Yagüe de Salas y del Salvador. "De momento -explicaba el edil- los resultados están siendo positivos. Hay algunos pequeños errores que se podrán subsanar fácilmente, como la coordinación de los semáforos con la barrera de salida del aparcamiento". "Si se pudiera mantener por más tiempo está situación -continuó-, sería lo ideal".

 

Eliminar el tráfico rodado de algunas de las calles más frecuentadas por los turistas, como la del Salvador, en la que la torre mudéjar es uno de los monumentos más fotografiados, sería, a juicio del concejal de Tráfico, uno de los mayores logros del plan de peatonalización. El Ayuntamiento está barajando, asimismo, la posibilidad de reservar una parada de taxis en el último tramo de la calle Yagüe de Salas, una propuesta que, según Muñoz, no estaría reñida con la idea de suprimir el tráfico rodado de estas calles. "La circulación de taxis y de los servicios de carga y descarga sería muy limitada en este caso", subrayaba el edil.

Una segunda fase del plan de peatonalización se acometerá en la calle Joaquín Arnau tan pronto como concluyan las obras de reforma que se están realizando en la vía. Las entradas y salidas al parquin de San Juan se efectuarán por la calle Pizarro y se permitirá el paso del autobús urbano a través de un pivote que se accionará mediante un mando a distancia.

 

Con la finalidad de evitar molestias a los vecinos, Luis Muñoz informó de que se facilitarán mandos a distancia a los residentes para poder manipular los pivotes cuando deseen entrar en garajes.

Aceptación de los vecinos

La Asociación de Vecinos del Casco Histórico contempla con buenos ojos la futura peatonalización de la zona. Eso sí; siempre y cuando se haya estudiado en profundidad el sistema más adecuado.

 

"Los semáforos en la calle de San Martín no están generando, por el momento, problemas de importancia; algunas retenciones, pero fácilmente asumibles", explicaba el presidente de la citada asociación, Manuel Abad.

 

El dirigente vecinal considera que la peatonalización del Casco Histórico, sobre todo de las calles más turísticas, es una medida necesaria. "El Centro -explicaba Abad- es la esencia de la ciudad y creo que no debemos dar una mala imagen del mismo, con zonas repletas de coches".

 

No obstante, hay algunas opiniones -las menos- en desacuerdo. Abad lo tiene claro: "Si queremos que el Centro esté peatonalizado, habrá que hacer algún sacrificio".

 

La Federación que aglutina a todas las asociaciones de la ciudad se reunirá en el plazo de dos semanas para ponerse al día en los temas más urgentes, y el plan para suprimir el tráfico del Casco Histórico será uno de los propuestos. Manuel Abad sostiene que tras esta cita se hace necesario un encuentro con los responsables del Ayuntamiento.

Etiquetas