Despliega el menú
Teruel

TERUEL

El alcalde recuerda que en la Vaquilla de 2010 no habrá música en las barras de bar de la calle

Algunos hosteleros consideran injusta la medida y dicen que si la normativa no se extiende a las peñas, el ruido será el mismo

El alcalde de Teruel, Miguel Ferrer, recordó ayer a los hosteleros que en la próxima Vaquilla las barras de bar que se instalen en la calle no podrán tener música. El Ayuntamiento cumplirá así una sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que obliga a regular el nivel de ruido que se emite en zonas habitadas en favor del descanso de los vecinos.

 

La medida podría haberse aplicado ya en esta última Vaquilla -acabó el pasado lunes- pero, según indicó ayer el concejal de Urbanismo, Luis Muñoz, el Consistorio optó por aguardar hasta el año que viene al tener conocimiento de que los hosteleros habían invertido ya en la compra de bebida, neveras, mostradores, y en la contratación de camareros para estas fiestas. Además, estos empresarios alegaron que "sin música, los bares no tienen sentido". "Les hubiéramos ocasionado un importante quebranto económico", dijo el edil.

Discomóviles

Algunos propietarios de bares tacharon ayer de "injusta" esta normativa, principalmente porque no afectará a las peñas vaquilleras, que podrán seguir teniendo música en las barras de bar instaladas en la calle. "¿Qué descanso va a tener el vecino si las peñas siguen con sus discomóviles y sus aparatos de sonido en marcha?", protestó una hostelera de la céntrica calle de San Juan.

 

Sin embargo, el concejal de Urbanismo hizo una distinción entre bares y peñas. "Las peñas son asociaciones culturales que contribuyen al soporte de la Vaquilla y no tienen ánimo de lucro, mientras que los bares sí tienen ánimo de lucro", explicó Muñoz.

 

Por su parte, el alcalde se mostró firme en la decisión de cumplir la sentencia del TSJA. "No hay excusa que valga. El año que viene las barras de los bares no tendrán música en todo el día. No puede haber tanto ruido enfrente de los balcones de un vecino", destacó.

 

No obstante, el alcade tiene previsto reunirse en los próximos días con los representantes de las peñas vaquilleras y estudiar la posibilidad de organizar actos alternativos a los del Centro Histórico durante los tres días de la Vaquilla. En esos actos, que tendrían lugar en espacios abiertos y apartados de las áreas pobladas de Teruel, quizá en una carpa montada en la zona posterior del Palacio de Exposiciones y Congresos, los bares podrían instalar sus barras con música.

 

Para reforzar esta idea, el concejal de Urbanismo afirmó que existe un movimiento de jóvenes que prefiere la música que se oye en las barras de bar que la de las tradicionales charangas, por lo que una y otra melodía deben tener su espacio. "Es una encrucijada y quizá estamos asistiendo a una revolución en las tendencias musicales de la Vaquilla en la que la gente joven demanda un tipo de música más agresiva con el descanso del vecino", manifestó Muñoz.

 

El delegado de Urbanismo planteó la creación de una mesa de diálogo entre jóvenes, vecinos, peñas y bares para hallar una solución. "Hemos de llegar a un acuerdo entre todos, porque una confrontación entre unos y otros no llevaría a nada", declaró.

 

Una vecina del Centro Histórico, Puri Sanz, se quejó ayer del constante y enorme ruido que debe soportar durante la Vaquilla al vivir cerca de las sedes de las peñas y de las barras de bar instaladas en la calle. "Si cierras las ventanas de casa hace mucho calor y si las abres no puedes dormir de tanto ruido que hacen las discomóviles. Esta fiesta es una salvajada para la gente que no puede participar en ella", señaló la mujer.

Etiquetas