Despliega el menú
Teruel

TERUEL

El Ayuntamiento recurrirá la declaración de impacto ambiental negativa de la A-40

La Diputación aprueba por unanimidad una moción que insta a Fomento a buscar alternativas para hacer la autovía

El Ayuntamiento de Teruel presentará un recurso contra el informe ambiental negativo al proyecto de la A-40, según anunció ayer el alcalde, Miguel Ferrer, tras mantener una reunión con los agentes sociales y económicos de la provincia. Ferrer señaló que los servicios jurídicos municipales consideran que hay posibilidades "de recurrir el dictamen, porque estamos ante un paso administrativo, y ya se verá si se dan argumentos jurídicos o administrativos para presentar alternativas". Agregó que existe un plazo de un mes para plantear el documento "antes de que pase a Fomento, porque de lo contrario habría que empezar de cero todo el proceso".

Esta decisión, que ya cuenta con el acuerdo de todos los grupos políticos, se llevará a la junta de gobierno municipal del próximo martes para iniciar lo antes posible el expediente. "Pensamos -dijo Ferrer- que resolver favorablemente el estudio de impacto ambiental de la autovía Cuenca-Teruel es una cuestión de voluntad política y por ello vamos a encabezar la reivindicación de que la alternativa a la A-40 sea la misma A-40, pero por otro trazado".

El alcalde expresó su satisfacción de que el Gobierno de Aragón se muestre dispuesto a liderar la reivindicación turolense. La teniente de alcalde, Lucía Gómez, consideró fundamental la posibilidad de presentar un recurso al planteamiento técnico, "porque no todo está decidido".

Los representantes de los agentes sociales y económicos se mostraban satisfechos con la decisión del Ayuntamiento. El presidente de la Cámara de Comercio, Jesús Blasco, erigido como portavoz, señaló que tras haber exigido un pronunciamiento de las instituciones "es importante que el Ayuntamiento haya dado un paso más y de forma conjunta". "Con ello -continuó- hacemos todo lo posible para que el proyecto de esta infraestructura no se meta en un cajón". Blasco recalcó que la autovía de Cuenca es para los agentes sociales y económicos un proyecto prioritario. "De hecho -subrayó-, estaba incluido en el Plan Específico".

Iglesias 'vende' Teruel

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, defendió ayer ante los miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios la provincia de Teruel "como uno de los mejores lugares para poner en marcha nuevas iniciativas". Según dijo, la autovía Mudéjar, la puesta en valor de las estaciones de esquí y Dinópolis, así como otros proyectos como la Ciudad del Motor, la Plataforma Logística Platea o el futuro aeródromo de Caudé son algunas de las infraestructuras que contribuyen, a su juicio, a un mayor dinamismo económico.

Iglesias también se refirió a las infraestructuras aragonesas, como el AVE Madrid-Barcelona, la autovía Zaragoza-Teruel-Valencia o los avances de la que enlazará Pamplona, Huesca y Lérida. De ellas dijo que, "colocan a Aragón en una situación central". "Tenemos por delante -añadió- la adecuación del eje ferroviario Cantábrico-Mediterráneo y la mejora de la conexión de Alcañiz con Zaragoza y Castellón".

Consenso en la Diputación

La Diputación Provincial aprobó por unanimidad una moción conjunta de todos los partidos -PSOE, PP, PAR, IU y CHA- que insta al Ministerio de Fomento a que presente trazados alternativos para la A-40 que cumplan los requisitos medioambientales. El acuerdo considera que la proyectada autovía Monreal-Alcolea (Guadalajara) no es una alternativa a la conexión Teruel-Cuenca. Como primer paso, debe mejorarse con la reforma de la N-330, en "situación lamentable". Los cinco partidos de la Diputación reclaman a la DGA que "lidere de una manera real y eficaz" la defensa de la A-40, una actuación "prioritaria para los intereses de la provincia".

La oposición -PP, IU y CHA- manifestó sus dudas sobre la voluntad del PSOE de defender la autovía Teruel-Cuenca y denunció las contradicciones internas de los socialistas respecto a este proyecto, a pesar de haberse adherido ayer a la moción. El portavoz popular, Luis Carlos Marquesán, dijo que el presidente de la DGA, el socialista Marcelino Iglesias, se ha implicado en este asunto "a remolque" del gobierno de Castilla-La Mancha. Marquesán afirmó que al PSOE le falta "voluntad política" de acometer la obra y, al anunciar que no es viable ambientalmente, "ha engañado una vez más a la provincia de Teruel".

Reunión en el Senado

El presidente de la Diputación, el socialista Antonio Arrufat, aunque reclamó que "no se descarte" la autovía a Cuenca, señaló que la "prioridad" de la provincia es, en su opinión, la A-68. A su juicio, el anuncio de que Iglesias busca con su homólogo castellano-manchego, José María Barreda, alternativas para dar viabilidad a la A-40 es "importantísima". Los dos presidentes autonómicos se reunirán el próximo martes en el Senado para tratar esta cuestión.

El PAR, socio de gobierno del PSOE, se mostró muy crítico con la actitud del gobierno central y culpó a Víctor Morlán de echar por tierra la A-40. A juicio del diputado de CHA, José Navarro, Morlán debería dimitir. La diputada de IU, Ana Cristina Pérez, abogó por que la moción sirva para que la autovía a Cuenca no se demore indefinidamente.

Etiquetas