Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

Teruel habilitará 600.000 metros cuadrados para desarrollar proyectos de ocio y turismo

Teruel contará con 600.000 metros cuadrados de suelo para usos terciarios con el fin de posibilitar la implantación de proyectos empresariales relacionados con el ocio, el turismo o el comercio. El avance del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), entregado ayer por la empresa redactora Idom al Ayuntamiento, prevé también una dotación de suelo suficiente para construir 13.500 viviendas y 1.472.514 metros cuadrados para uso industrial.

La planificación de áreas para actividades terciarias alejadas del casco urbano, aunque bien comunicadas gracias a la autovía Mudéjar, responde a las expectativas de atraer empresas. El concejal de Urbanismo, Luis Muñoz, explicó que la anterior corporación mantuvo contactos "serios" con tres grupos empresariales interesados en desarrollar complejos de ocio y turismo, pero "no fructificaron por falta de suelo". Las zonas de uso terciario podrían servir también para levantar la estación intermodal en el caso de que el trazado del futuro corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo pase por el entorno. Inicialmente, la ubicación prevista es la actual estación de tren.

Para determinar las bolsas de suelo terciario, Idom ha tenido en cuenta, sobre todo, su buena accesibilidad, la orografía poco accidentada y la fácil urbanización. En cualquier caso, según advirtió el alcalde, Miguel Ferrer, los promotores de estas áreas deberán procurarse por su cuenta el acceso a los servicios básicos.

El avance aborda el problema de las edificaciones ilegales que proliferan en el entorno urbano, unas 800 según los últimos estudios. El concejal de Urbanismo afirmó que el nuevo planeamiento pretende detener la proliferación de construcciones irregulares "desde ya". Para responder a la demanda de chalés o construcciones aisladas, el PGOU propone una zona urbanizable que podría desarrollar el propio Ayuntamiento. Luis Muñoz afirmó que es "el principio del fin" de la edificación de "masicos y viñas" ilegales.

En muchos casos las viviendas ilegales se podrán regularizar cargando los costes de urbanización en los propietarios, pero en otros "no será posible la legalización y quedarán fuera de ordenamiento". Muñoz aclaró, no obstante, que en el Ayuntamiento no es partidario de una política de demoliciones de construcciones ilegales.

La variante de Villalba Baja

El Consistorio propondrá a Fomento que reduzca la zona de afección de la futura variante de Villalba Baja porque la delimitación actual hipoteca las posibilidades de crecimiento de la pedanía, según Luis Muñoz.

Etiquetas