Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRANSPORTE

Solo una decena de más de 50 líneas de autobús regular de Aragón son rentables

La DGA modificará el modelo de las rutas para evitar la supresión de servicios con la que amenazan las empresas

Las compañías de transporte de viajeros aragonesas han dado la voz de alarma. Con unas pérdidas del 20% de usuarios en el último año, amenazaron con tener que abandonar las líneas de autobuses deficitarias para salvar la crisis que afecta al sector en general por la subida del gasóleo y el descenso de viajeros. Pero en Aragón tiene unas causas particulares: el traslado de las compañías a la intermodal en Zaragoza o la dispersión de los núcleos y la escasa población. El director general de Transportes del Gobierno de Aragón, Simón Casas, admite su "preocupación" e informa de que solo una decena de líneas regulares son rentables frente a las 43 deficitarias.

Por ello, la DGA modificará el modelo de las líneas de autobuses implantado hasta ahora en Aragón, y heredero de otros tiempos con necesidades distintas, para intentar paliar la crisis y evitar que las empresas se vean abocadas a dejar de prestar servicio, con el consiguiente problema para los habitantes de los pueblos. El vicepresidente de la asociación sectorial AETIVA, Juan Francisco Jiménez, asegura que la situación del sector es "insostenible".

Por su parte, el director general entiende que quizá será necesario un mayor esfuerzo económico por parte del Gobierno para mantener "el sistema de transporte que realmente vertebra el territorio". En estos momentos, las empresas concesionarias de las más de 50 líneas que hay en Aragón, perciben 1,5 millones de euros para mantener los servicios deficitarios. Aunque los transportistas aseguran que solo les cubre el 40% de las pérdidas, la DGA afirma que se ha llegado hasta el 90%, según los parámetros con los que calculan las ayudas para el servicio. Además, Casas detalla que no es una ayuda lineal, sino que se tiene en cuenta si son servicios de montaña o zonas angostas.

Al igual que los empresarios del sector, Casas dice: "Si se estropeara el tren en Aragón, estarían los autobuses. Pero si el sistema de autobús dejara de funcionar, se colapsaría toda la comunidad autónoma". Por ello, asegura que su prioridad es el autobús por dos razones: por el número de poblaciones que atiende y por las competencias administrativas, ya que el tren es competencia del Gobierno central.

33 usuarios en tres meses

"Que una línea transporte en tres meses a 33 viajeros, como sucede, no se puede mantener", admite Casas. De hecho, recuerda el ejemplo del gerente de Abasa (Automóviles del Bajo Aragón), Carlos Belda, que decía que en 100 kilómetros de trayectos muchas veces suben solo 3 personas.

El director general reconoce que la recaudación de las 43 líneas deficitarias apenas alcanza el 1,5 millones de euros. "Por esa cantidad, se podría dejar el billete gratis a los viajeros, aunque eso sería desvalorizar el servicio", ejemplifica. El autobús entre Lécera y Belchite, localidades que distan a 12 kilómetros, cuesta 1 euro, casi igual que un billete de autobús urbano en Zaragoza por el que se paga 0,90.

La DGA muestra su disposición a mejorar el sistema porque considera que necesita una "reestructuración" no solo del modelo de concesiones sino también del propio funcionamiento de las empresas. En un plazo de seis meses, tenemos que plantear alternativas, "pero siempre garantizando los derechos de los ciudadanos a tener un servicio público", puntualiza. En este sentido, recuerda que recientemente se ha aprobado un reglamento de medidas urgentes con varias modificaciones.

Aprovechar el autobús escolar

Por un lado, se reconoce el derecho de preferencia a la hora de conseguir un recorrido a las empresas que operen en una zona para poder rentabilizar los servicios.

Una de las novedades que fue muy bien acogida por los transportistas fue que las plazas libres del transporte escolar pudieran aprovecharse para viajar por otros vecinos. En estos momentos, se está trabajando para hacer efectiva esta medida que dotaría de servicio a 188 pueblos por donde solo pasa el autobús de los escolares. La provincia más beneficiada por esta medida -impulsada por el Gobierno de Aragón- será Huesca, donde dispondrán de este servicio 118 municipios de todas las comarcas. En Teruel lo tendrán 47 pueblos y en Zaragoza, 23. La próxima semana la dirección general de Transportes enviará cartas tanto al departamento de Educación como a los operadores para poner en marcha un sistema con el que se evitarán los servicios coincidentes.

En este sentido, actualmente hay líneas que se solapan y que en algunos tramos coinciden dos empresas. Los empresarios solicitan que se arreglen estas disfunciones, porque para ellos sería más sencillo poder ponerse de acuerdo y que solo lo hiciera uno. Es también uno de los desajustes que Simón Casas pretende solucionar..

Por otro lado, este reglamento también contempla la posibilidad de prorrogar las concesiones que tienen en este momento las empresas que operan en Aragón en materia de transporte de viajeros. Las va a extender hasta 2017, ya que en algunos casos caducaba en 2012. No obstante, para ello exige un plan de mejora de la línea en cuanto a servicio y sustitución de la flota utilizada.

"No podemos mantener el mismo esquema de los 50 años y habrá que pensar en nuevos títulos concesionales", indica. No obstante, también hay servicios para atender la demanda de los pueblos para desplazarse a la cabecera de comarca.

Etiquetas