Despliega el menú
Aragón

SANIDAD-ARAGÓN

Noeno afirma que nunca ha habido colapso en las urgencias hospitalarias

Las urgencias, destacó Noeno, es uno de los ámbitos asistenciales a los que más atención ha prestado el Departamento de Salud desde que el Gobierno de Aragón asumió las competencias sanitarias y uno de los servicios "más valorados y demandados" por los aragoneses.

La consejera aragonesa de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, afirmó que nunca ha habido colapso en las urgencias de los hospitales públicos de Aragón, aunque reconoció la existencia de saturación en momentos puntuales, e indicó que la plantilla ha aumentado un 53%.

Mientras la plantilla de Urgencias ha pasado, desde las transferencias en 2002, de 519 a 796 personas, es decir un 53%, la actividad se ha incrementado en un 15%, informó Noeno para apoyar, con estos datos, que el Gobierno de Aragón está haciendo un "importante esfuerzo" para mejorar la atención a los ciudadanos.

En su comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón para informar, a petición del PP, sobre la situación de las urgencias hospitalarias en el sistema sanitario público aragonés, también dijo que en los últimos cuatro años estos servicios han aumentado en más de 5.700 metros cuadrados.

Y agregó que el Gobierno de Aragón ha invertido 16,3 millones de euros en su mejora, de los 12,8 corresponden a obras y 3,5 a equipamientos.

Los médicos que atienden urgencias han crecido desde el año 2002 un 93%, de 74 a 144, mientras que los enfermeros han aumentado un 56%, los auxiliares de enfermería un 50%y personal no sanitario, el 31%.

Las urgencias, destacó Noeno, es uno de los ámbitos asistenciales a los que más atención ha prestado el Departamento de Salud desde que el Gobierno de Aragón asumió las competencias sanitarias y uno de los servicios "más valorados y demandados" por los aragoneses, sobre todo en las zonas urbanas y especialmente en la ciudad de Zaragoza.

En este sentido, informó de que en 2007 fueron utilizadas por 567.850 personas, un 15% más que en 2002, cuando acudieron 74.192 ciudadanos. De ellos, el pasado año ingresaron en planta 71.384, un 17% más que hace cinco años.

Servicio muy utilizado

El Gobierno de Aragón es "consciente" de que es un servicio muy utilizado por lo que en 2005, y coordinado por la Dirección General de Planificación, se realizó un informe para conocer su situación en los diferentes centros hospitalarios aragoneses, que puso de manifiesto la variedad de recursos tanto humanos como materiales y de clasificación de los pacientes.

Por ello, y a partir de la elaboración en 2006 de un Manual de organización y funcionamiento de las urgencias hospitalarias en Aragón, primero de estas características en España, se pusieron en marcha una serie de medidas de mejora, actualmente en diferentes fases de implantación.

En algunos casos, explicó la consejera, ha habido que abordar la realización de nuevas infraestructuras, como en los hospitales de Alcañiz (Teruel), Barbastro (Huesca), Clínico y Miguel Servet, en Zaragoza, y el de Teruel.

En este momento se están haciendo obras de ampliación en el hospital de Jaca (Huesca), del Consorcio de Alta Resolución, y en el Royo Villanova, en la capital aragonesa.

Asimismo, se está desarrollando la implantación del sistema español de triaje (de clasificación de pacientes), la digitalización de los sistemas diagnósticos por imagen y la aplicación de la historia clínica informatizada.

El Departamento de Salud y Consumo ha estado "muy atento" a la situación, a las necesidades y las posibilidades de los servicios de urgencias y se ha hecho y se seguirá haciendo un importante esfuerzo para mejorar la atención y la calidad de las mismas, por lo que "no hemos estado ociosos, sino todo lo contrario".

Noeno respondía así al portavoz del Partido Popular en la Comisión, Ricardo Canals, quien le reprochó a la consejera que no había cumplido sus promesas respecto a las urgencias y "no había hecho nada" ante una situación "crónica, permanente y -reconoció- heredada desde hace muchos años".

La consejera, afirmó Canals, "se ha puesto una venda en los ojos" y sólo se ha dedicado a inaugurar instalaciones, cortar cintas y hacerse fotografías, pero los pacientes quieren que se les atienda los más pronto y más cerca posible de su domicilio y con intimidad, con una cortinilla, para que no les vean desnudos como si estuvieran en medio de la plaza de España.

Se refirió al incremento de las urgencias sobre todo en los grandes hospitales como el Clínico o el Miguel Servet para asegurar que "colapso" es cuando se superan las expectativas de algo como ocurre en estos casos.

Sin embargo según la consejera "colapso" son "palabras mayores" y no ha habido nunca porque, dijo, según la Real Academia de la Lengua es una situación que no se corresponde con la de los servicios de urgencia aragoneses.

"El sistema funciona", afirmó Noeno, quien dijo que otra cosa es que en determinados momentos haya saturación, un aumento de la demanda, difícil de controlar, que no es sencillo de gestionar y que ocurre en otros lugares del país. La consejera tampoco admitió una referencia de Canals de que el Servet se haya convertido en un "hospital de campaña".

Etiquetas