Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ACCIDENTES EN EL PIRINEO

Mueren una mujer y sus dos hijas al caer su coche al río en Biescas

El vehículo se salió de la N-260 y quedó sumergido en el Gállego con las tres vecinas de Sabiñánigo en su interior.

Momento en el que una grúa saca del Gállego el vehículo en el que viajaban las víctimas y que se precipitó al vacío unos 20 metros.
Mueren una mujer y sus dos hijas al caer su coche al río en Biescas
LAURA ZAMBORAíN

La tragedia se cebó ayer con una familia de Sabiñánigo, que perdió a tres de sus miembros, la madre y sus dos hijas de 7 y 9 años, en un accidente de tráfico ocurrido a primera hora de la mañana muy cerca de la carretera N-260 a su paso por el término municipal de Biescas.

El suceso, en el que perdieron la vida María Pilar Domingo Pérez, de 42 años, y sus hijas, ocurrió sobre las 9.45 cuando el vehículo en el que viajaban las víctimas acababa de tomar el desvío que conduce a varios núcleos, entre ellos Oliván, Orós Bajo y Orós Alto, pueblo este último al que se dirigían.

Por causas que se desconocen y están siendo investigadas, a la altura del denominado puente de Oliván sobre el río Gállego, el todoterreno marca BMW que conducía la madre se salió de la vía por la izquierda, rompió la valla de protección y se precipitó desde una altura de aproximadamente 20 metros al cauce del río.

La mala fortuna hizo que el vehículo quedara sumergido boca abajo, convirtiéndose en una trampa mortal para sus tres ocupantes. Solo los bajos y las ruedas quedaban a la vista en medio del agua, en una zona con una profundidad de entre 1,80 y 2 metros y donde se registraba una fuerte corriente.

Ni el rápido aviso al 112 de una conductora que al parecer circulaba detrás del coche accidentado permitió a los equipos de emergencias rescatarlas con vida. Al describir los hechos a los agentes de la Guardia Civil encargados de realizar el atestado, la mujer dijo que el vehículo "voló".

Amplio despliegue

Inmediatamente se personaron en el lugar del suceso efectivos de Protección Civil del Alto Gállego, varias ambulancias, una uvi móvil, el helicóptero del 112 -que no llegó a intervenir- y el equipo de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil con base en Huesca, que pasadas las 12.00 seguían trabajando en el lugar del suceso.

En las labores de rescate también colaboró un vecino de la zona, que con su tractor trató de ayudar a sacar el vehículo del agua. Simultáneamente, se dio aviso a las presas y la central hidroeléctrica para que cortaran de inmediato la salida de agua, ya que el caudal era abundante. Según explicó Óscar Aguarta, jefe del servicio de Protección Civil del Alto Gállego, el rescate resultó muy complicado por estas circunstancias. "Ha sido difícil ya no solo por la profundidad, sino por la corriente del agua, que ha dificultado bastante las labores", añadió.

Una vez recuperados los tres cuerpos sin vida, fueron trasladados al Hospital de Jaca para practicarles las autopsias. A partir de ese momento, los GEAS centraron sus esfuerzos en sacar del río el todoterreno que había quedado sumergido y que finalmente fue rescatado con la ayuda de una grúa.

Iban a montar a caballo

Según diversas fuentes, la familia se dirigía en el momento de producirse el trágico accidente al núcleo de Orós Alto para pasar la mañana montando a caballo en el Club Hípico que se encuentra en este pueblo del municipio de Biescas.

Etiquetas