Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

maternidad

Más de la mitad de las aragonesas que dan a luz tienen más de 31 años

Gran parte de ellas son primerizas. En el 2009 se atendió a una madre con 54 años.

Las mujeres retrasan cada vez más el momento de tener un hijo. La edad media de maternidad se sitúa en 31 años. En Aragón, más de la mitad de las aragonesas que dan a luz superan esa barrera (gran parte de ellas son primerizas). E incluso, todos los años se registran partos de dos o tres mujeres que sobrepasan los 50. En 2009, se atendió a una mujer con 54 años.

Según datos facilitados por el Instituto Aragonés de Estadística (IAEST), el 54,15% de los nacimientos registrados en los centros sanitarios aragoneses eran de madres mayores de 31 años (6.949 mujeres). Esta cifra podría incluso superarse en 2010, ya que con los datos provisionales del primer semestre ya hay 3.634 madres con estas características (un 59,60% del total).

Pero si la edad media a la maternidad a nivel nacional se sitúa en los 31,12, en Aragón la cifra todavía es un poco más elevada. Las aragonesas parece que se resisten un poco más a la idea de ser madres. De hecho, según los datos provisionales de los primeros seis meses de 2010, se alcanza los 32.

¿Pero qué pros y contras puede tener este retraso en la gestación? Los expertos tienen claro que la incorporación de la mujer al mercado laboral y la propia sociedad han sido los 'culpables' de esta demora.

El jefe de la sección de Ecografía, Diagnóstico y Tratamiento Fetal del hospital Clínico de Zaragoza, Rafael González de Agüero, señala que los mayores riesgos en la maternidad suelen aparecer en los «extremos», tanto en madres menores de entre 15 y 18 años como en las que llegan a edades más avanzadas, de los 38 a los 40.

No obstante, explica que es «difícil» establecer puntos de corte para definir el riesgo derivado de la edad materna. Aunque sí que reconoce que conforme mayor es la madre, más frecuentes son las enfermedades que pueden asociarse al embarazo, como la diabetes y la hipertensión arterial.

«Las anomalías cromosómicas y los abortos son también más habituales conforme avanza la edad. Hay que tener en cuenta, además, que la disminución de la fertilidad en las mujeres de más de 38 años obliga con mayor frecuencia a recurrir a técnicas de reproducción asistida», precisa González de Agüero. De hecho, el incremento de las inseminaciones artificiales y las inseminaciones in vitro han disparado los embarazos gemelares en los últimos años. Solo en 2009 hubo 275 partos múltiples. No obstante, la crisis parece haber frenado también esta tendencia.

Intensificar los controles

Actualmente -señala González de Agüero-, se intensifican los controles durante la gestación para el diagnóstico precoz y el tratamiento de cualquier complicación que pueda aparecer. Por ejemplo, recuerda que en el hospital Clínico, la implantación del cribado combinado del primer trimestre, hace ya cuatro años, ha permitido conocer el riesgo específico de enfermedad cromosómica de cada mujer. «Cuando el resultado es normal, solo se ofrece técnica invasiva a las mujeres de más de 40 años», señala el jefe de sección de Ecografía, Diagnóstico y Tratamiento Fetal.

Según su opinión, el intervalo comprendido entre los 18 o 20 años y los 35 o 38 puede ser, probablemente, «el óptimo» para que el embarazo se desarrolle con normalidad, pero «las especiales circunstancias de cada mujer pueden determinar que se busque en edades más avanzadas».

No obstante, González de Agüero añadió: «Nuestro sistema sanitario dispone de recursos suficientes como para poder ofrecer a estas embarazadas una asistencia que garantice un buen resultado en la mayor parte de los casos».

Etiquetas