Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

INMIGRACIÓN

El año nuevo chino se celebra en Aragón

El cambio de año en el calendario lunar es una de las festividades más festejadas del mundo. La comunidad china desdpide el año del tigre para dar la bienvenida a la época del conejo.

Fuegos artificiales en Pekín
Más de 4.000 chinos celebran el año nuevo en Aragón
AFP PHOTO

“Su mentalidad es el trabajo. Es lo que más les interesa, casi lo único, el resto pasa a ser secundario”. Así describe a la comunidad china residente en Aragón Elena Amigo, secretaria de la Asociación Sociocultural Aragón-China (ASACHI), que ha vivido en Taiwán y lleva, desde 2004, trabajando por la integración de estos inmigrantes en su nuevo entorno.

Sin embargo, hay fechas en las que sí guardan fiesta. La más señalada es, sin duda, el año nuevo lunar, que se produce este jueves y paralizará al gigante asiático, donde las celebraciones se extenderán por dos semanas. Un festejo del que también tomarán parte los 4.335 ciudadanos con pasaporte chino que, según el censo de 2010, residen en Aragón.

Una comunidad poco numerosa si se compara con los 61.076 rumanos o los 17.561 marroquíes registrados, pero fuertemente visible debido al afán emprendedor que poseen y que se refleja en el número de negocios impulsados y regentados por ellos. Así, 2.475 chinos se encontraban bajo contrato en Aragón en 2010.

«Se trata de una sociedad muy endogámica. No existen apenas familias mixtas y sólo se relacionan con el resto de su entorno a través de sus negocios, que son su vida. Hubo un intento de organizar una asociación de comerciantes, pero no cuajó», relata Amigo, que sin embargo nota ciertos cambios en el perfil de los inmigrantes. «Durante los últimos años han comenzado a llegar los primeros estudiantes. Éstos suelen ser hijos únicos, provienen de núcleos urbanos y no poseen la carga de mantener una familia, por lo que generalmente son más abiertos», explica.

A causa de la crisis, la ASACHI, que imparte cursos básicos de mandarín a través de la Universidad Popular, no celebra ningún festival especial, aunque si han montado una pequeña exposición fotográfica en el Centro Cívico Universidad. En ella se recogen varias instantáneas que relacionan a Aragón con el tigre asiático. Las celebraciones, por lo tanto, se reducen a las fiestas privadas que cada uno celebre rodeado de su familia y amigos más próximos.

El año del conejo

El calendario chino, regido por los años lunares, suele identificarse con símbolos mitológicos. Tras superar el periodo del tigre, le toca el turno al conejo metálico, emblema de la longevidad. Una simbología en la que algunos quieren ver el final de la crisis para dar paso a un periodo de prosperidad.

Tradicional es la estampa festiva repleta de fuegos de artificio y coloridos dragones de papel. Junto a ellos, los chinos suelen expresar sus buenos propósitos y deseos para su familia, con la que suelen reunir en copiosas comidas.

Se trata de una de las fiestas con más incidencia del mundo. No sé conoce con exactitud el número de habitantes que posee China debido a la dificultad que conlleva realizar un censo. Esta operación se suele llevar a cabo cada diez años, de hecho el último se comenzó en noviembre de 2010 y aun no se conocen los resultados. Para ejecutarlo, el Gobierno contó con seis millones de operarios que deben controlar a una población estimada superior a los 1.320 millones de personas.

Etiquetas