Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

UNIVERSIDAD

Los universitarios exigen un plan concilia para ayudar al 15% que estudian y trabajan

El Rectorado dice que con el proceso de Bolonia se dará apoyo a estos alumnos y que ya se preparan medidas.

Lucía Herrer y Mar Condor, ayer a la salida de la sala de estudio del pabellón de Filología
Los universitarios exigen un plan concilia para ayudar al 15% que estudian y trabajan
OLIVER DUCH

Un 15% de los universitarios aragoneses -unos 4.600 aproximadamente- trabajan mientras se sacan la carrera bien para pagarse sus titulaciones bien para costearse los gastos personales. Estos alumnos consideran que compaginar ambas tareas no resulta sencillo y piden a la institución académica que cree un plan concilia que les permita hacerlo. Estudiantes en Defensa de la Universidad (EDU) presentó recientemente al Claustro una moción sobre este asunto en el que planteaba las quejas de este sector. El Rectorado, por su parte, asegura que se ha tomado buena cuenta de la solicitud y que se abordará para cumplir así con lo que exige la reforma de la Ley Orgánica de Universidades y el proceso de Bolonia. Para ello -dijeron- esperan la publicación por parte del Ministerio del Estatuto del Estudiante, que acumula nueve meses de retraso.

Mientras esto llega, EDU asegura que son muchas las pegas con las que se encuentran los estudiantes que trabajan. Señalan que en primer lugar sería necesario solucionar el problema de los horarios de clase. En muchas carreras hay materias repartidas por la mañana y la tarde, lo que dificulta que los que tienen un empleo a media jornada acudan a ellas.

Los alumnos consideran, además, que los servicios administrativos deberían abrir unas horas por las tardes, para que los que trabajan por la mañana puedan hacer los trámites pertinentes. Solicitan también que haya tutorías después del mediodía y que se planteen nuevos sistemas de evaluación, ya que la existencia de prácticas o clases con asistencia obligatoria impide que algunos matriculados puedan aprobar con facilidad esos créditos. "Se fomenta la educación a lo largo de toda la vida y un plan concilia es esencial para que los mayores de 30 o 40 accedan a la Universidad", explicó Manuel Moreno, representante de EDU.

El vicerrector de Estudiantes, Fernando Zulaica, aseguró que la compaginación de trabajo y formación es un tema que preocupa a la institución y en el que se está trabajando, sobre todo, porque las nuevas normativas así lo exigen.

Adaptación a la normativa

Zulaica comentó que los profesores universitarios deberán proporcionar, en la medida de lo posible, facilidades a los alumnos que compaginan sus estudios con un trabajo. La adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) ofrece a estos jóvenes un amparo legal para reclamar flexibilidad a sus profesores o a sus centros en cuestiones como la asistencia o las prácticas, por motivos laborales. Además, el artículo 44 del dictamen sobre la reforma de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) ya fija la aprobación por el Congreso de los Diputados del derecho de los estudiantes a recibir "una atención académica que permita hacer compatibles sus estudios con la actividad laboral".

Para conseguirlo, se adaptarán, entre otros aspectos, los exámenes. Se apostará por un modelo de evaluación continua en la que se tendrán en cuenta los trabajos prácticos y la participación de los alumnos en seminarios y en actividades relacionadas con la materia. También se modificará la planificación de las clases prácticas, ya que el alumno podrá participar en el diseño de los horarios, siempre en consenso con el profesor.

Zulaica apuntó que la conciliación es un tema complicado de abordar porque cada carrera tiene sus peculiaridades y habrá que estudiar casi caso por caso. No obstante, el vicerrector confía en que el panorama se aclare cuando se publique el Estatuto del Estudiante. Este documento, que elabora el Ministerio de Ciencia e Innovación, debería haber estado listo en mayo de 2007, pero aún no ha visto la luz ni siquiera el borrador. "En ese texto se contemplarán cuestiones como becas, tutorías, evaluación, prácticas... que son esenciales para el plan concilia. Estamos a la espera de conocer el contenido de ese Estatuto", señaló Zulaica.

Este dijo, además, que la institución académica se ha planteado también variar los horarios de las asignaturas cada año. Es decir, que una optativa, por ejemplo, un curso se imparta por la mañana y al siguiente, por la tarde. De este modo, en un año u otro, todos los estudiantes podrán matricularse en ella.

Más asignaturas 'on line'

Otra de las claves para ayudar a los que estudian y trabajan será el impulso a las herramientas digitales y a la formación 'on line'. En este aspecto, la Universidad de Zaragoza lleva ya tiempo trabajando y es una de las pioneras en el uso de las nuevas tecnologías. Cuenta, por ejemplo, con el Anillo digital docente, en el que los alumnos pueden acceder a ejercicios, casos e información sobre algunas asignaturas, y que permite trabajar en colaboración con los profesores. Además, pertenece al G-9, que agrupa a universidades de toda España y con las que se comparten asignaturas de libre elección de forma electrónica.

Etiquetas