Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

Los médicos de familia dedican una cuarta parte de su jornada al papeleo

Cerca de 5.000 facultativos asisten hasta el sábado en Zaragoza a un congreso organizado por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, en la que se debatirá sobre el presente y futuro de la profesión.

Bajas, partes de dependencia, informes de lesiones, recetas, solicitudes para pruebas? Estos son solo algunos de los formularios que tienen que rellenar a diario los médicos de Atención Primaria de Aragón, que se quejan de tener que dedicar una cuarta parte de su jornada laboral a papeleo y burocracia sin poder destinar así todo el tiempo que necesitan o querrían a los pacientes.

 

Generalmente, un médico de familia prolonga su estancia en el centro de salud entre siete y ocho horas, de las cuales -según algunos facultativos consultados por este periódico-, dos de ellas las destinan a estos trámites y, por consiguiente, las restan de la atención a los pacientes.

 

"Hay un exceso de papeleo, de burocracia. Estas funciones te demandan un tiempo. Antes, nunca había tanta demora en los centros de salud y, ahora, parte de la culpa la tiene esa burocracia", asegura Antonio Martínez Barseló, de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), que precisamente celebra desde hoy y hasta el sábado en el Palacio de Congresos de Zaragoza un congreso que debatirá sobre la situación de la Atención Primaria en España y que reunirá a cerca de 5.000 personas.

 

"Tienes que destinar una hora, como mínimo, a hacer recetas y otra a demandas de los pacientes, tanto bajas, partes de lesiones, informes médicos? Como poco se restan dos horas de consulta", añade Martínez Barseló.

 

¿Pero es el único problema en la Atención Primaria? Aunque todos coinciden en aprobar con nota este servicio asistencial de la sanidad, la mayoría de médicos de familia reconocen que el modelo actual está "desfasado" y haría falta mejorar la organización de los recursos. No tanto por la falta de facultativos (Aragón no sale mal parada respecto a otras Comunidades en porcentaje de médicos por habitantes) sino por una redistribución más equilibrada de cartillas por galeno. Mientras existen centros de salud totalmente saturados, otros (sobre todo, algunos rurales) tienen pocos pacientes adscritos.

 

Para Leandro Catalán, representante de la Sociedad Española de Medicina General (SEMG)-Aragón y presidente de Fasamet, una de las cuestiones que se le puede achacar a la consejería de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón es la "nefasta" política de recursos humanos. Criticó su poca "agilidad" en convocar oposiciones de empleo público, que han "obligado" a algunos facultativos a abandonar la Comunidad. "Podríamos calcular que entre un 10% o un 15% de las personas que estaban trabajando aquí se han ido a otras provincias limítrofes sobre todo buscando estabilidad en el empleo. En otras Comunidades sí que se lo dan", subrayó Catalán.

Acceso a pruebas diagnósticas

En este 'chequeo' a la Atención Primaria, la presidenta de Sociedad Aragonesa de Medicina de Familia y Comunitaria (Samfyc), Isabel Monreal, establece una clara diferencia, "con dos realidades muy diferentes", entre los centros de salud urbanos y rurales. Sin embargo, para ambos urge la necesidad de que la "telemedicina" sea por fin una realidad y se pueda acceder desde la propia consulta a las pruebas diagnósticas que se le encargan a los pacientes. "Se adelantaría muchísimo el trabajo", aseguró Monreal.

 

Precisamente, sobre estas y otras cuestiones se debatirá hasta el sábado en el 31º Congreso Nacional de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en el Palacio de Congresos de Zaragoza. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, inaugura oficialmente el encuentro por la tarde. Mientras que Fasamet ha organizado otro congreso sobre el mismo tema del 12 al 14 de noviembre.

Etiquetas