Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

FINANCIACIÓN LOCAL

Los grupos municipales apoyan a Belloch pero también reclaman fondos a la DGA

Aplausos con cierto sabor agridulce. Los partidos con representación en el Ayuntamiento de Zaragoza elogian que el alcalde, Juan Alberto Belloch, plante cara al recorte económico que propone el ministro Solbes a los consistorios, pero muchos advierten que sin el apoyo del Gobierno autonómico y del nacional, cualquier oposición será inútil.

Belloch lidera el grupo de alcaldes que se han opuesto públicamente a los recortes -por los que Zaragoza perdería unos 40 millones hasta 2010-, y lo ha hecho desafiando la voz de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Así lo ratificó en una entrevista que concedió a HERALDO este fin de semana y en la que expresó su "obligación" de defender a la ciudad antes que a su partido, que no le apoya en esta decisión.

El PP fue incapaz ayer de manifestarse en un solo sentido sobre las palabras de Juan Alberto Belloch. El portavoz municipal, Domingo Buesa, comentó en la Expo -donde se celebraba el Día de Zaragoza- que la posición del alcalde le parece "interesante". No obstante, advirtió que defiende los intereses de la ciudad sin el apoyo del Gobierno de Aragón y del central. "No he visto ni al vicepresidente de Aragón ni a la vicepresidenta del Estado -insistió -. Han hecho un feo a Zaragoza".

Sus palabras no concordaban con las del portavoz adjunto del PP, José María Moreno, quien lanzó un ataque directo al alcalde al asegurar que "tiene mucha cara", ya que a su juicio es Belloch quien ha llevado a la "bancarrota" al Ayuntamiento, y ahora "se pone a intentar arreglar las cosas", ironizó.

Mucho más benévolo fue el tercero en discordia, José Luis Calvo, secretario de Organización del PP zaragozano, que le puso al primer edil "un 8" por sus palabras en la entrevista publicada en este periódico. "Ha estado como alcalde y lo que ha dicho es positivo para Zaragoza. En los problemas con su partido no me meto, pero su postura ha sido propia de un alcalde", respondió al ser preguntado en la Expo por este asunto.

Por su parte, Manuel Lorenzo Blasco (PAR), dijo estar "completamente de acuerdo con la posición de Belloch". "Lo último que podíamos pensar es que el Estado quisiera recortar de esta forma. Los ayuntamientos no deben pagar la crisis", insistió.

Muy parecida fue la postura que mantuvo el portavoz adjunto del grupo municipal del CHA, Juan Martín. Este dijo a Europa Press tener la impresión de que el presidente Zapatero "se ceba con los ayuntamientos para solucionar sus problemas de financiación con las comunidades autónomas".

Martín relató que los consistorios han pasado de "reivindicar un incremento en la participación económica a tener que librarse de un recorte en las inversiones". Recordó, además, que son los ayuntamientos las instituciones "que más servicios sociales prestan a los ciudadanos y ahora van a ser los ciudadanos los que paguen la crisis del conjunto del Estado".

Por último, José Manuel Alonso (IU), valoró positivamente que Belloch "se enfrente a su ministro y que defienda a los vecinos de Zaragoza". No obstante, advirtió que es su obligación "hablar de la financiación con la DGA. Hay que llegar a acuerdos con ellos, porque muchos aún están pendientes. La misma imagen que da con el Gobierno de España la debe dar con el de Aragón. A parte de eso, todo esto deja clara la necesidad de reformar las haciendas locales", concretó.

"Reunión de consejeros"

El alcalde, por su parte, y aprovechando su presencia en la Expo por la celebración del día de la ciudad, volvió a aludir al tema. Se refirió, en concreto, a la reunión que mantendrá mañana con representantes municipales de ayuntamientos de otras grandes ciudades que también están en desacuerdo con las medidas del ministro Solbes.

"No es una reunión que haya convocado yo, la ha convocado el consejero de Economía", concretó. "Es una reunión a nivel de consejeros de Economía. Espero que los que vengan puedan elaborar un informe claro y preciso para fijar una posición común que después remitiríamos a la Federación Española de Municipios y Provincias, que es la que tiene que negociar con el gobierno. Zaragoza lo que hace es facilitar el trabajo de los consejeros de Economía para fijar esta posición común", reiteró.

También aseguró que no piensa entrar en conflicto con el Gobierno. "Lo que pienso es que ningún alcalde sensato puede permanecer impasible cuando le amenazan con reducir 40 millones de euros sus ingresos. Es mi obligación. Estoy convencido que debe ser una posición inicial de salida, no quiero creer que ese sea el final", dijo.

Etiquetas