Despliega el menú
Aragón

COMUNICACIONES

Los gobiernos español y francés estudian reabrir el Canfranc, pero a un tercio de su capacidad máxima

España y Francia plantean las obras para un tráfico anual de 1,5 millones de toneladas, cuando solo la demanda potencial es de 2,6. Invertirán otro millón de euros en nuevos estudios, con los que habrá ya una docena.Invertirán otro millón de euros en nuevos estudios, con los que habrá ya una docena

Un convoy de trigo, antes de salir de Canfranc, constituye el único tráfico de mercancías existente
Los gobiernos español y francés estudian reabrir el Canfranc, pero a un tercio de su capacidad máxima
R. GOBANTES

Los gobiernos estudian reabrir la línea internacional del Canfranc únicamente a un tercio de su capacidad máxima. España y Francia encargarán ahora un nuevo informe para planificar una modernización y explotación del corredor ferroviario que se podría calificar de mínimos, ya que limita de entrada el tráfico anual de mercancías a un máximo de 1,5 millones de toneladas. El último estudio sobre esta infraestructura, presentado por el Consejo Económico y Social de Aragón (CESA) el pasado viernes, sentencia que con una "modesta inversión" de 318 millones de euros se podría renovar todo el eje en ancho internacional con capacidad para captar más de 5 millones de toneladas anuales.

 

El Ministerio de Fomento, junto a su hómólogo francés y los ejecutivos regionales de Aragón y Aquitania, tienen previsto encargar tres nuevos estudios sobre la línea, en los que invertirán otro millón de euros y con los que habrá ya una docena al respecto a uno y otro lado de la frontera. Las cuatro administaciones tienen pendiente firmar un protocolo de colaboración, anunciado en septiembre por el ministro de Fomento para este otoño y que a estas alturas sigue sin fecha, para avanzar en la reapertura. El secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, apuntó el viernes que la rúbrica se hará "próximamente".

 

Uno de estos trabajos, por un importe de licitación de 400.000 euros más IVA, pretende fijar las actuaciones de "infraestructura, capacidad y explotación" de la línea "en base" a un tráfico anual máximo de 1,5 millones de toneladas. También se encargará otro específico sobre la seguridad "recíproca" de los túneles ferroviario y viario (el de Somport) y las condiciones de explotación, además de un tercero específico sobre la evaluación socio-económica del Canfranc teniendo en cuenta sus ventajas medioambientales y su contribución al transporte. En total, el coste de estos trabajos rondará el millón de euros.

 

El estudio del CESA, que recoge conclusiones de los nueve anteriores, hace especial hincapié en la demanda potencial. Tras consultar a empresas aragonesas y del sur de Francia, las consultoras Ineco y Claraco concluyeron que las grandes factorías están dispuestas a desviar hasta 2,6 millones de toneladas de mercancías por el túnel del Canfranc el día en que se reabra.

Esta abultada cifra representa más de la mitad del actual tráfico ferroviario existente en todos los pasos fronterizos, que ronda los 4,4 millones de toneladas, y del que concentra la carretera solo por el Pirineo central, estimado en otros 4 millones.

Contraste de cifras

El citado estudio indica que la capacidad diaria de transporte de mercancías del paso internacional ronda las 14.287 toneladas teniendo en cuenta "la frecuencia, horarios de los trenes y sus tiempos de recorridos". De esta forma, la infraestructura podría asumir un máximo de 5,5 millones de toneladas anuales.

 

No obstante, el CESA concluye que la explotación sería rentable desde el primer año, cuyo horizonte se establece para el año 2013, aun en un escenario de mínimos. "La demanda potencial captable, sin tener en cuenta criterios de costes, sino sencillamente con base en estudios anteriores, se puede estimar para 2013 en 1,275 millones de toneladas, de los que 0,85 millones tienen mayor probabilidad que el resto al corresponder a Aragón", sentencia.

Etiquetas