Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AGUA

Los agentes económicos catalanes piden gestionar el Ebro a su paso por Cataluña

El Grupo del Agua alerta del riesgo constante de sequía en la Comunidad y aboga por la interconexión de redes como "una solución" a los problemas de abastecimiento. Resucita, además, a largo plazo el trasvase del Ródano.

El seminario del agua se celebró el pasado viernes en la sede de la Cámara de Comercio de Barcelona.
Los agentes económicos catalanes piden gestionar el Ebro a su paso por Cataluña
DAVID CAMPOS

Los agentes económicos de Cataluña se han levantado en armas y han decidido liderar un movimiento para poner fin a los problemas de abastecimiento de agua que -a su juicio- sufre la Comunidad "sin descartar ninguna de las opciones posibles". Entre estas alternativas incluyen una gestión integrada del agua y, por tanto, del Ebro a su paso por Cataluña; la interconexión de redes hidráulicas; y la obtención de recursos de otras cuencas no catalanas, entre ellas, del Ródano.

 

Se refieren, de forma implícita, a los trasvases y sugieren la opción de llevar agua de la cuenca del Ebro hacia Barcelona (el conocido como minitrasvase del Ebro), pero no descartan conexiones desde el Segre u otras cuencas, según explicaron fuentes del Grupo del Agua, que organizó la semana pasada un seminario sobre el abastecimiento de agua a Cataluña. El grupo, integrado por la Cámara de Comercio de Barcelona, por el Círculo de Economía, por la Asociación de Ingenieros Industriales de Cataluña, por Fomento del Trabajo y el Real Automóvil Club de Cataluña, pretende poner en evidencia que la solución adoptada por la Generalitat de Cataluña para resolver "el déficit del agua" en la Comunidad provocado por los constantes episodios de sequía "es insuficiente y demasiado centrada en la desalinización". Consideran que "la opción más realista y viable" es la interconexión de redes, sin concretar cuáles.

"Carácter reversible"

El Grupo del Agua advierte de que Cataluña sufre "un déficit de infraestructuras" y para solucionarlo, se deben tener en cuenta "todas las opciones posibles". Argumentan que la interconexión de redes, que está asumida en otros ámbitos como el transporte y la energía para garantizar el suministro, puede ser "una solución, sin olvidar que su carácter reversible puede implicar beneficios para todos". Es decir, llegan a hablar de que la tubería que se construya sea "de ida y vuelta".

 

Respecto a la desalinización, opinan que no puede ser el recurso principal para garantizar el abastecimiento a la población porque es "muy costoso desde el punto de vista económico y energético". Tampoco ven en los acuíferos una alternativa permanente, sino solo válida para situaciones de emergencia. Y la reutilización la dejan abierta más para usos industriales.

 

Sin embargo, sí apuestan por las aportaciones externas a las cuencas catalanas y, en este apartado, insisten en recuperar el trasvase del Ródano, respaldado por el Parlamento catalán en 1996, porque "permite rebajar el caudal de suministro del río Ter, lo que tiene beneficios desde el punto de vista ambiental y su coste energético es inferior a la desalinización".

 

El Grupo del Agua también se refiere a la gestión, para la que reclaman un nuevo modelo que integre todos los recursos hídricos del territorio. Para conseguirlo, apelan a "un gran acuerdo territorial" para superar las implicaciones administrativas, económicas y sociales que supone. Entre las primeras, explica que hay dos administraciones hidráulicas diferenciadas, para las cuencas internas (la Generalitat) y para el Ebro (el Estado). "Este hecho supone un reto para el establecimiento de un modelo de gestión integral del agua a Cataluña, con una visión unitaria, de país", denuncia. Este nuevo modelo de gestión, según los agentes económicos, debería tener cuantificadas debidamente las inversiones necesarias en infraestructuras y los propios costes de gestión del sistema para conseguir que sea "transparente".

 

En cualquier caso, el Grupo del Agua catalán deja claro que las reservas de agua de Cataluña deben garantizar ante todo, durante las épocas de sequía más extremas, el consumo doméstico, industrial y agrícola. "El agua no puede convertirse en un factor restrictivo de nuestra actividad socioeconómica", dicen. También señalan que se tiene que asegurar, en estos periodos, niveles de caudales suficientes en los ríos para preservar los ecosistemas. Para conseguir todos estos objetivos, indican que la solución debe ser consensuada.

Etiquetas