Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EL PUENTE FESTIVO

Las pistas se vuelven a llenar pese a la lluvia y las nevadas

Las estaciones aseguran que hubo de nuevo "buena" afluencia de público.

La estación turolense de Valdelinares también registró una buena afluencia.
Las pistas se vuelven a llenar pese a la lluvia y las nevadas
ARAMóN

La lluvia y la nieve no pudieron con las ganas de esquiar de miles de aficionados que ayer volvieron a lanzarse a las pistas altoaragonesas y de Teruel. Algunas estaciones aseguraron que la afluencia fue similar a la del sábado, pero otras reconocieron que había descendido un poco, si bien todas la calificaron de "buena" en el segundo día del gran puente de la Constitución en el que incluso se presentó la llovizna a primeras horas de la tarde.

"A pesar de que estaba cubierto desde primera hora de la mañana y nevando, la estación ha estado muy animada, casi como ayer (por el sábado), cuando se disfrutó un día de sol radiante", explicó Jesús Agustín, director comercial de Panticosa. También en Formigal amaneció cubierto. "Caían copos, pero la nieve estaba buena y la gente ha esquiado y disfrutado", comentó el director Antonio Gericó, quien reconoció que la afluencia fue "un pelín" menor que el sábado. No obstante, relató que tanto la urbanización, como el valle están al completo por lo que esperan que el resto del puente, si el tiempo respeta, la estación esté muy concurrida.

También en el valle del Aragón confían en que el tiempo no les juegue una mala pasada y que los miles de esquiadores que están alojados en la zona puedan disfrutar de Candanchú y Astún, si bien esta última inaugura mañana la silla de Truchas y podría ampliar su dominio en 12 kilómetros más. La decana, Candanchú, solo pudo abrir a primera hora la zona de seguridad por el viento (5 kilómetros), mientras que Astún ofertó 28,5 kilómetros. "Aunque estaba cubierto, la gente se ha animado, pero a partir del mediodía, por la poca visibilidad y las nevadas los clientes se han bajado antes", subrayaron desde Astún.

En Cerler fue al revés. El día amaneció nevando y fueron necesarias las cadenas en el acceso al centro ribagorzano. Conforme pasó la mañana y desaparecieron las incidencias viarias "la gente se animó. Hemos tenido dos días (por el sábado y el domingo) de muy buena afluencia", explicó Jaime Río, director comercial.

Etiquetas