Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

METEOROLOGÍA

Las máximas de febrero están siendo hasta 2,5 grados más cálidas de lo habitual

Las mínimas nocturnas se encuentran, en general, por debajo de los promedios históricos.

Las agradables temperaturas hacen que las terrazas estén más concurridas de lo normal.
Las máximas de febrero están siendo hasta 2,5 grados más cálidas de lo habitual
ARÁNZAZU NAVARRO

Las temperaturas diurnas de febrero están siendo en Aragón hasta 2,5 grados más cálidas de lo habitual, aunque la desviación respecto a los valores históricos es menor en las zonas que normalmente presentan registros más templados -el valle del Ebro, el Bajo Aragón...-. Por contra, en general las mínimas nocturnas se están situando por debajo de la media, pero en este caso las diferencias son mucho menos acusadas.

Según los datos que difunde diariamente la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), entre el 1 y el 23 de febrero la media de las temperaturas máximas se ha situado en 13,8 grados en Huesca (2,3 por encima del promedio histórico); en 13,1 grados en Teruel (1,5 más de lo habitual); y en 14,1 grados en Zaragoza (0,8 más de lo normal por estas fechas).

A esos registros benignos hay que sumarle que la mayor parte de los días del mes han estado marcados por la estabilidad atmosférica, lo que en general se ha traducido en que los cielos han estado soleados y el viento, en calma. Esto ha hecho que la sensación térmica haya sido muy agradable, sobre todo en las horas centrales del día.

Por la noche, el promedio de las mínimas se ha situado en 3,4 grados en Huesca (0,9 por encima de la media del periodo 1971-2000); en 3,3 en Zaragoza (0,17 por debajo de lo normal) y en -1,9 en Teruel (0,8 grados más baja de lo habitual en esta época del año).

Desde el pasado 1 de febrero, solo ha helado dos veces en Zaragoza y otras tantas en Huesca, cuando los promedios históricos indican que las temperaturas suelen caer por debajo de 0 grados en cinco o seis ocasiones a lo largo de todo el mes.

En cuanto a las temperaturas más altas registradas, Zaragoza ha llegado a los 17,5 grados (en 1960 alcanzó los 22,5); Huesca, a los 17,2 (en 1990 marcó 21); y Teruel, a los 19,1 (en 1990 llegó a 23,8). La capital bajoaragonesa y otras zonas de Aragón ha sufrido oscilaciones de más de 20 grados en unas horas.

Etiquetas