Despliega el menú
Aragón

BALANCE POLÍTICO

Las Cortes cierran 2009 como el año más prolijo en leyes de esta legislatura

Se han aprobado 15 normas -la de Lenguas y Urbanismo, entre otras- y quedan pendientes 9

Los líderes de los partidos que gobiernan en Aragón, Iglesias (izda.) y Biel, han escenificado sus diferencias varias veces en las Cortes.
Las Cortes cierran 2009 como el año más prolijo en leyes de esta legislatura
J. M. MARCO

zaragoza. Las Cortes de Aragón cerraron 2009 como el año más prolijo en promulgación de leyes en lo que llevamos de legislatura. En total, durante los pasados doce meses se aprobaron en la Cámara autonómica 15 leyes. Las tres últimas, la de presupuestos, la de medidas tributarias y la de la Cámara de Cuentas se ratificaron el pasado miércoles. No en vano, el mes de diciembre ha batido el récord de normas, con seis de las 15 promulgadas. Además, durante la pasada legislatura solo 2006 superó el número de leyes de este año (21). Para 2010 quedarán pendientes de aprobarse nueve.

Más allá del número, el pasado año se caracterizó por aprobar numerosas leyes importantes para la Comunidad aragonesa y algunas otras que han generado gran controversia. Entre las primeras destacan la de Urbanismo y la de Ordenación del Territorio. Estas dos normas permiten, entre otras cuestiones, que el Gobierno de Aragón pueda declarar cualquier proyecto de interés general de forma unilateral. Es decir, con la norma en la mano, la DGA puede promover todo tipo de infraestructuras, equipamientos, proyectos industriales y programas y políticas públicas de suelo y de vivienda, sin ningún tipo de limitación y en cualquier tipo de terrenos (salvo los urbanos).

También vio la luz, después de diez años, la tan reivindicada Ley de Servicios Sociales que desarrolló con la presentación del catálogo, pero sin concretar la financiación. O la Ley del Presidente y del Gobierno de Aragón, que inicialmente y a propuesta del PSOE preveía un sueldo temporal para los ex presidentes. Finalmente, este polémico asunto fue rechazado. Por contra, sí se recogió la obligatoriedad de publicar en el Boletín Oficial de Aragón los nombramientos y ceses de los asesores.

Las Cortes ratificaron la Ley del Consejo Consultivo, un órgano asesor del Ejecutivo autonómico, que sustituye a la actual Comisión Jurídica Asesora. Nueve meses después de su aprobación, todavía no se ha constituido, a pesar de que el texto daba un plazo de tres meses. Durante este año, también se han regulado los concejos abiertos para municipios de menos de 40 habitantes y se ha modificado la Ley de Salud en lo relativo a voluntades anticipadas.

Dentro de las medidas impulsadas para paliar la crisis, las Cortes han dado luz verde a tres normas importantes. Por un lado, se aprobó el Plan especial de dinamización del sector de la vivienda que creó la figura de la vivienda garantizada a través de avales de la DGA; por otro, se ratificó el decreto-ley de medidas urgentes para la promoción del empleo; y por último, la concesión de un crédito de 1,3 millones para financiar la compra de vehículos dentro del Plan E.

Las más polémicas

Pero, sin duda, este año pasará a los anales parlamentarios por aprobarse dos de las leyes más polémicas: la de Gran Scala y la de lenguas. Las dos han abierto una brecha importante entre los socios de gobierno PSOE-PAR, pero especialmente la segunda.

La ley de centros de ocio de alta capacidad, que permite la instalación del megaproyecto de Gran Scala en Aragón, fue muy criticada por CHA e IU y por los propios servicios jurídicos de las Cortes que elaboraron informes en los que planteaban dudas de inconstitucionalidad. Finalmente, tanto el Justicia de Aragón como el Defensor del Pueblo consideraron que no había argumentos suficientes para acudir al Tribunal Constitucional. Pese a su aprobación, no hay noticias del proyecto que se prevé en Ontiñena.

Pero ha sido la ley de lenguas, que se aprobó en un tiempo récord de dos meses (la Cámara de Cuentas ha tardado dos años), la que ha evidenciado las diferencias entre socialistas y aragonesistas. Era una proposición de ley del PSOE y el PAR decidió votar en contra porque, entre otras razones, rechaza que se considere el catalán (con esa denominación) como lengua propia de Aragón. Este texto, además, sirvió para acercar posturas con CHA, que dio su voto a favor tras endurecer la norma registrada inicialmente.

Tras este año especialmente intenso en el último semestre, cuando las Cortes apretaron el acelerador, quedan pendientes para 2010 leyes como la del ruido, la de cooperativas, la de transporte de personas por cable, la de turismo... y proposiciones de ley como la de la custodia compartida, la del aborto o la del arbolado urbano. Más aquellas nuevas que se planteen.

Etiquetas