Aragón

CIENCIA

La vacuna contra la tuberculosis diseñada en Zaragoza será probada pronto en animales

Cada año se registran unos nueve millones de casos nuevos y unos catorce millones de personas sufren esta enfermedad que, aunque está relacionada con la pobreza y afecta sobre todo a los países en desarrollo, existe en todos los continentes.

La empresa gallega Biofabri ha producido el primer lote de la vacuna de la tuberculosis diseñada en la Universidad de Zaragoza, por lo que en breve comenzarán los estudios de toxicidad en modelos animales, cuyos resultados deberán ser certificados por la Agencia del Medicamento.

Esta acreditación, que responde a una normativa reguladora, permitirá iniciar los ensayos clínicos en humanos a comienzos del 2012, ha informado la Universidad zaragozana.

La nueva vacuna, diseñada por ingeniería genética por el grupo de investigación de Micobacterias del catedrático Carlos Martín, es la más firme candidata a sustituir por su mayor eficacia a la actual BCG y se espera que su utilización suponga uno de los mayores avances médicos para la salud mundial.

Precisamente hoy se celebra una reunión en la sede de la empresa biofamacéutica Biofabri, situada en Porriño (Pontevedra), para preparar los protocolos y la documentación precisos para iniciar la investigación no clínica, que permitirá certificar el nivel de estabilidad de la vacuna producida y de ausencia de toxicidad.

A la misma, asisten el director de la Iniciativa Europea contra la Tuberculosis (TBVI), Jelle Thole; el director científico de la vacuna e investigador de la Universidad de Zaragoza, Carlos Martín, y el director de la empresa Biofabri, del grupo biotecnológico gallego CZ, Esteban Rodríguez.

La Iniciativa Europea contra la Tuberculosis es una organización europea independiente, sin ánimo de lucro, cuyo objetivo principal es conseguir el desarrollo de una nueva vacuna contra la enfermedad, que esté disponible lo antes posible y sea mundialmente accesible y asequible.

Así, en los próximos meses se desarrollarán, por empresas independientes europeas, los estudios de la vacuna en modelos animales, como ratones y cobayas.

El coste de estos ensayos será asumido por el proyecto de investigación y desarrollo de la Universidad de Zaragoza, que cuenta con financiación del Programa Innocash de la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT) del Ministerio de Ciencia e Innovación, por haber sido calificado de excelente y seleccionado entre más de 200 candidatos.

Finalmente, los resultados de los estudios de toxicidad serán evaluados por la Agencia del Medicamento, que será la encargada de acreditar y autorizar el paso a la primera fase de los ensayos clínicos en humanos, que comenzarían en los primeros meses de 2012.

Se estima que un tercio de la población mundial está infectada por la tuberculosis, una enfermedad contagiosa que se propaga a través del aire.

Cada año se registran unos nueve millones de casos nuevos y unos catorce millones de personas sufren esta enfermedad que, aunque está relacionada con la pobreza y afecta sobre todo a los países en desarrollo, existe en todos los continentes.

La situación está adquiriendo connotaciones serias en Europa, es alarmante en África y extremadamente preocupante en Rusia, China, han agregado las mismas fuentes.

Etiquetas