Aragón

EFECTOS DE LA CRISIS EN ARAGÓN

La pobreza infantil afecta a uno de cada cinco niños aragoneses

La situación está empeorando y en los colegios alertan de que no pocos alumnos van a las aulas sin desayunar por falta de recursos.

La pobreza infantil afecta ya a uno de cada cinco niños aragoneses
HA

La tasa de riesgo de pobreza infantil en Aragón supera el 20% de la población menor de 18 años. Es la principal conclusión a la que llegan los expertos en el tema consultados por Heraldo.es y que confirma un estudio de Unicef de este mismo año.

En concreto, la comunidad presenta un 21,6% de niños con problemas económicos en el seno de sus familias, tres puntos por debajo de la media nacional. Se estima que un menor se encuentra en ese umbral cuando su familia –padre, madre y dos hijos- no supera los 16.300 euros anuales. Se trata, por tanto, de una pobreza moderada, aquella que permite vivir a duras penas, con lo justo. La extrema, sin acceso a la alimentación más básica, de momento, sigue en niveles relativamente bajos en España.

Pero la elevada tasa de paro y el azote de la crisis económica de estos últimos años está acentuando esta realidad, y son los más pequeños los que más la sufren. En varios colegios e institutos de la capital aragonesa aseguran que no son pocos los menores que acuden al centro sin haber desayunado nada por falta de recursos, lo que no solo afecta a su desarrollo corporal, sino también a su rendimiento académico.

Por ello, en algunos colegios como el I.E.S. Miguel Catalán realizan una encuesta de hábitos de alimentación y una campaña informativa para que los niños se alimenten de la forma correcta. “Gracias a este esfuerzo, y a otros como dispensar fruta en la cafetería, hemos mejorado la alimentación de los alumnos”, señala la directora del instituto, Mª Pilar Torrijo.

Sin embargo, reconoce que siguen llegando niños en ayunas. “Se encuentran mal, se desvanecen… esto se acentúa cuando los padres no están encima de ellos, o se van a trabajar antes de que el alumno desayune”, comenta.

Lo cierto es que, sin ser el único problema inherente a la pobreza infantil, la desnutrición es uno de los que más preocupa. Tal y como señala María Luisa Ros, enfermera dietética del Hospital Infantil, “las campaña mediáticas siguen sin funcionar”.

“No puede ser que un niño cene a las 21.00 y no coma nada más hasta el almuerzo del día siguiente, o la comida”, explica la experta. Por ello, recomienda desayunos que incluyan lácteos, fruta e hidratos, y que “la familia se levante un poco antes para desayunar con tiempo, sin prisas”.

“El 2012 va a ser muy complicado”

Cruz Roja es uno de los organismos donde mejor conocen la situación de las familias más necesitadas. Julián Martínez, responsable del Área de Intervención Social en Zaragoza, asegura que “ahora mismo, lo prioritario es el alimento”.

Por ello, numerosos programas –Reparto de Alimentos, Alimentos Infantiles, Infancia y Familia…- se centran en la mejora del acceso a la comida por parte de los que peor lo están pasando con la crisis. “El 2012 va a ser un año muy complicado, porque a muchas personas se les acaba cualquier prestación por desempleo, y se quedan sin ingresos”.

En cualquier caso, en Cruz Roja Zaragoza esperan que la situación económica se recupere algo, por lo que, más allá de la alimentación, ya están preparando programas de refuerzo educativo, que permitan “mejorar la formación de los menores –por ejemplo, con profesores extraescolares- aunque no puedan pagarlo”, resume Martínez.

Etiquetas