Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

La MAZ estrena en España un nuevo sistema para operar fracturas de vértebras

El hospital perfecciona una técnica que permite recuperar la zona dañada sin cirugía abierta y con un postoperatorio en tiempo récord.

La MAZ estrena en España un nuevo sistema para operar fracturas de vértebras
La MAZ estrena en España un nuevo sistema para operar fracturas de vértebras
OLIVER DUCH

Limpia, rápida y muy eficaz. Estas tres palabras se ajustan perfectamente a una nueva técnica que ha estrenado el Hospital MAZ de Zaragoza y, además, de forma pionera en España. El equipo de neurocirugía de este centro sanitario añade una opción más para los pacientes que han sufrido una fractura de vértebras. El sistema ya se ha aplicado a una mujer que fue intervenida el pasado miércoles por la mañana en este centro sanitario.

Desde el año 2003, este hospital utiliza la técnica de la cifoplastia, y ahora ha logrado, incluso, mejorarla. Las ventajas de estas intervenciones en las que los neurocirujanos de la MAZ_llevan trabajando más de un lustro son muchas. La primera es que se trata de una cirugía mínimamente invasiva, en la que los utensilios se introducen por dos pequeños orificios a la altura de la vértebra dañada.

Estas dos especies de agujas contienen, en su punta, un pequeño ‘balón’ que se hincha en el interior de la vértebra, levantando y corrigiendo el aplastamiento (ver imagen de la izquierda). Dentro, se introduce un cemento, que puede ser biológico en algunos casos -con lo que luego se convertirá en hueso- y que queda fijado dentro y mantendrá para siempre la estructura corregida. El ‘balón’, una vez que ha cumplido su función, se retira.

Con esta técnica, en la MAZ se ha operado ya a más de 150 pacientes de todas las edades. Son buenas candidatas, por ejemplo, mujeres postmenopáusicas que sufren estas fracturas por causa de la osteoporosis, o víctimas de accidentes de tráfico. Además, en este centro, lógicamente, se atienden muchos casos derivados de accidentes laborales, y que corresponden tanto a pacientes jóvenes como de mediana edad.

En seis horas, el intervenido puede incorporarse y el dolor desaparece, algo que devuelve la calidad de vida a estas personas. No obstante, no se suelen hacer excesos y si es oportuno se puede esperar un día o dos a que la persona vaya retomando con normalidad su actividad.

La novedad: un stent

Pero, ¿cuál es la novedad? La MAZ_ha llevado a cabo la primera intervención de este tipo en España (y una de las primeras en Europa) que perfecciona más la técnica de la cifoplastia gracias a una pequeñísima herramienta: el stent. El nuevo sistema recibe el nombre de VBS (Vertebral Body Stenting System).

¿Qué es un stent? Se trata de una malla de pocos centímetros que, a simple vista podría parecer un muelle, pero con superficie entramada, y hueco por dentro. Este stent recubre el globo que se hinchará en el interior y queda definitivamente dentro del paciente, rodeando el cemento.

El jefe de este servicio de neurocirugía de este hospital, el doctor Ricardo Arregui, viajó el pasado fin de semana a Salzsburgo para hacer un curso en cadáveres y familiarizarse con el nuevo instrumental. Esta misma semana recibió luz verde para hacer la primera operación de este tipo en España, y que parte de la multinacional que posee el diseño, Synthes. Aunque domina al cien por cien la cifoplastia, el curso sirve para familiarizarse con el material.

“Dejando el stent conseguimos que todo sea incluso más fiable y seguro. Introducimos un elemento que soporta mejor la vértebra”, asegura. Este stent está hecho a base de cobalto, molibdeno y tungsteno.

 

Entre 30 y 40 minutos

Dicho y hecho, el miércoles se aplicó el procedimiento a esta primera paciente en España. La intervención fue muy rápida y en el futuro cada una de ellas no superará entre los 30 y 40 minutos. Como en la mayoría de los casos se aplicó anestesia general (también podría usarse local). Además del doctor Arregui, que guió la intervención, le acompañaron los doctores José Aso, José Vicente Martínez Quiñones y Fabián Consolini.

También resultó crucial el apoyo de las enfermeras e intrumentistas, que deben estar familiarizadas con el instrumental para que todo se desarrolle sin problemas.

Aparte de la formación de los profesionales, que resulta crucial, la técnica se apoya también en la radiología. Para asegurarse de que el trocar, que se introduce por los pedículos de la vértebra (las cavidades) está bien colocado, se toman continuamente referencias radiográficas precisas.

Estos días se hará la segunda intervención de este tipo en Madrid y, la semana que viene, en concreto el miércoles, se harán otras dos en Aragón, de nuevo en el Hospital MAZ.

Etiquetas