Aragón
Suscríbete

ZARAGOZA

La deuda de Zaragoza se descontrola y supone ya 1.034 euros por habitante

El concejal de Economía, Francisco Catalá
La deuda de Zaragoza se descontrola y supone ya 1.034 euros por habitante
PEDRO ETURA

Ni estabilidad presupuestaria, ni control de una deuda financiera cada vez más desbocada. Esta es la situación del las arcas municipales cinco años y medio después de la llegada a la Alcaldía de Zaragoza del socialista Juan Alberto Belloch. Los datos no admiten discusión: la deuda financiera del Ayuntamiento, según el último informe técnico al que ha tenido acceso este diario, asciende a 705,86 millones de euros, 228 millones más que en el año 2003. Esta cifra supone una carga 1.034 euros por zaragozano. En 2004, la relación entre deuda y habitantes era de unos 690 euros.


Pero la espiral de la deuda no se detendrá en 2009. Según las estimaciones del Departamento de Análisis de las Finanzas municipales, cuando acabe el presente ejercicio, la deuda a largo plazo ascenderá a 731,26 millones de euros, es decir, 25,4 millones de euros más que hoy. El motivo de este incremento es que el concejal de Economía sigue confiando en la captación de créditos para cuadrar sus presupuestos.


Este año, según figura en el presupuesto municipal, el Ayuntamiento solicitará préstamos a los bancos por un valor de 44 millones de euros. Pero las previsiones de amortización de deuda se quedarán una vez más lejos de esa cantidad: 17,06 millones.


¿A qué obedece el incremento paulatino de la deuda?

Fundamentalmente al alto esfuerzo inversor que ha afrontado el Ayuntamiento de Zaragoza con motivo de la Expo. Para hacer frente a los gastos, ha ingresado más dinero de las entidades financieras del que ha devuelto. Esa tendencia se ha agravado desde que el socialista Francisco Catalá es responsable de las arcas municipales.


La cuenta en sencilla. Si se observa la evolución anual de los parámetros de captación y amortización de la deuda en los presupuestos preventivos del Ayuntamiento, en 2004 (primeras cuentas de la era Belloch), la deuda subió 556.600 euros y en 2005, en 98.200 euros. No se devolvía dinero a un ritmo mayor que se contrataban nuevos créditos, pero las cifras no eran incontrolables.


En 2005 se hace cargo Francisco Catalá del Área de Economía y Hacienda municipal en sustitución del catedrático Alberto Lafuente, un defensor acérrimo del principio de estabilidad presupuestaria y del rigor en las cuentas. El presupuesto de 2006, el primero que hace el responsable socialista representa un cambio radical en la estrategia presupuestaria del gobierno del PSOE.


Tras el plan de refinanciación de buena parte de la deuda, lo que le permitió reducir el esfuerzo amortizador, en su primer presupuesto Catalá engordó los compromisos del Ayuntamiento con los bancos en unos 42 millones de euros. En 2007, la deuda subió en unos 70 millones de euros y, en 2008, se batieron todos los récords: el lastre económico del Consistorio se disparó 120 millones. A estos datos se sumarán los 25 millones de 2009.


Pero Catalá no solo ha disparado la deuda. También ha roto el principio de estabilidad presupuestaria, conocido como "déficit cero", que con tanto celo defendió Alberto Lafuente. Ninguno de sus cuatro presupuestos ha logrado cumplirlo. Es más, se comprometió a recuperar el equilibrio económico en 2009. En noviembre de 2007 dijo: "Vamos a demostrar que se puede volver a la estabilidad presupuestaria sin subir los impuestos", afirmó Catalá. No ha cumplido ni lo uno ni lo otro.


Por encima del límite legal

Pero no solo ha aumentado la deuda, sino que ha disminuido la capacidad del Ayuntamiento de la capital para hacerle frente. El porcentaje de endeudamiento (relación entre deuda financiera e ingresos corrientes) ya ha superado, por primera vez desde que el PSOE está en el poder, el máximo legal del 110%. Este parámetro se ha ido incrementando progresivamente desde que Catalá está al frente de las arcas municipales.


El informe de la Intervención General que acompaña a los presupuestos de 2009 cifra la deuda viva del Ayuntamiento de Zaragoza en 684,66 millones de euros. Si esta cantidad se pone en relación con los ingresos corrientes liquidados en el último ejercicio cerrado (2007), el porcentaje es el 115%.


Pese a esta circunstancia, Catalá ha considerado que, aunque puede haber picos al alza, el presupuesto del Ayuntamiento de Zaragoza para el año 2009 dejará este porcentaje en el 109%, a una décima del máximo legal. Habrá que ver si cumple.