Despliega el menú
Aragón

EMPLEO

Más de 1.800 aragoneses forzados a salir al extranjero en busca de trabajo

En los dos últimos años, el número de expatriados mayores de edad ha crecido un 8,8%, y ya son 22.848. Estados Unidos, Reino Unido y Portugal son algunos de los destinos más frecuentes.

Las cifras no engañan. La pasada primavera había 22.848 aragoneses residiendo en el extranjero, 1.845 más que en 2008. Se trata de un incremento del 8,8% que los expertos atribuyen, sobre todo, a la crisis. El éxodo es similar al experimentado en toda España donde son más de 118.000 las personas que, en este tiempo, han salido del país en busca de un empleo o de mejores condiciones laborales.

Los datos se desprenden del censo electoral de españoles residentes en el extranjero (Cera), por lo que no incluyen a estudiantes o recién titulados con becas, y han servido de base para un estudio realizado por el departamento de Movilidad Internacional de Adecco, empresa especializada en Recursos Humanos.

Aragón, como casi siempre, se mantiene en la media. Este 8,8% no alcanza a las cifras de Canarias, Baleares o La Rioja (todas superan el 14%), pero supone un éxodo mayor que otras zonas como Murcia (4,3%), Galicia (7%) y la Comunidad Valenciana (7,5%).

No obstante, en todos los casos el diagnóstico es claro: la situación del mercado laboral español y el incremento del paro propician un empuje hacia otros países que, en cambio, comienzan a ver cómo sus economías se reactivan. Además, la fuga de talento -que afecta decisivamente al colectivo de ciudadanos de entre 25 y 35 años- viene también propiciada por el hecho de que algunas empresas españolas se focalizan en mercados con mayor potencial de crecimiento.

Más de 5.000 demandantes

Este informe coincide con lo que, desde hace años, están experimentando en Eures, una red de colaboración que mantienen activa los servicios públicos de empleo de los países miembros de la Unión Europea. En concreto, desde la sede en Aragón de la red se ha constatado que la crisis ha influido en el acceso al mundo laboral.

En 2008, Eures-Aragón atendió a 3.734 personas interesadas en encontrar un empleo en la UE. La cifra se incrementó hasta llegar a las 4.407 en 2009 y este año esperan superar con creces las 5.000. Los datos son notablemente superiores a los de principios de década. De hecho, en el año 2003, no se pasaba de las 2.400 solicitudes de empleo en Europa al año.

Muchos de estos candidatos son jóvenes, dominan bien uno o dos idiomas extranjeros y tienen disponibilidad temporal. "Ahora bien, la situación actual de crisis ha provocado también un aumento del número de demandantes sin cualificación profesional y, a su vez, un crecimiento de residentes extracomunitarios que ven en Europa una oportunidad de trabajo, a pesar de las trabas administrativas que puede encontrarse este último colectivo", concreta María Teresa Vieitez, consejera de una de las oficinas de la red en Aragón.

Jóvenes con perfil técnico

Los destinos con mayor atractivo, según constatan desde Eures, son Reino Unido, Francia, Alemania y Noruega. Se observa, de hecho, cómo el interés por trabajar en países nórdicos se ha despertado. "La crisis ha afectado muy poco a Dinamarca y Noruega, aunque bastante más a Suecia. Son países conocidos por tener una sociedades tolerantes y avanzadas y los salarios son más altos. No obstante, conseguir trabajo en ellos requiere una excelentes cualificaciones profesionales y un total dominio del inglés", matiza Vieitez.

El departamento de Movilidad Internacional de Adecco cuenta también con datos sobre destinos extracomunitarios. En principio, un 50% de los profesionales demandan un trabajo en la UE. En general, los países más buscados son Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y Portugal. Este último país es el único que tiene solicitudes en aumento, por su cercanía y porque alberga un ingente número de médicos y enfermeros españoles. Además sí que coinciden en que la petición para trabajar en países escandinavos se ha triplicado, pasando del 5% al 15% de solicitudes.

La crisis también ha modificado el sector al que pertenecen los profesionales exiliados. Antes estaban sobre todo relacionados con la investigación, la medicina y la biología. Ahora, abundan los perfiles técnicos, como los de ingenieros, arquitectos e informáticos.

Asimismo, hay un importante grupo en crecimiento del sector financiero, de la logística y del campo de los Recursos Humanos. Muchos tienen trabajo aquí, pero buscan mejores condiciones y proyección.

Etiquetas