Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

ZARAGOZA

La crisis económica diluye el tirón de la Expo pese a volver a precios del año 2006

Los empresarios apoyan el programa municipal de actos pero los hoteles se encuentran al 20%Las riberas, Madonna y el Acuario, nuevos reclamos de este año.

La crisis económica diluye el tirón de la Expo pese a volver a precios del año 2006
La crisis económica diluye el tirón de la Expo pese a volver a precios del año 2006
oliver duch

El sector turístico de la capital aragonesa se ha topado de golpe con un verano tradicional, que se ha visto afectado por la actual situación económica, tras el oasis vivido el año pasado con la celebración de la Expo. Caen las reservas y la duración de las mismas. Y esto pese a la contención en los precios y el lanzamiento de ofertas y paquetes vacacionales. De hecho, las tarifas de los hoteles de la ciudad han vuelto a niveles de 2006 después de que para la muestra se alcanzaran los 145 euros de media por una habitación doble. De los 208 euros que se reclamaban en el Ciudad de Zaragoza durante la Expo se ha pasado a 65; en el Gran Hotel, de 208 a 86, menos incluso que hace unos pocos meses; y en todo un cinco estrellas como es el Meliá Corona se puede conseguir por tan solo 59, según su página web.

 

Como explica el presidente de los hoteleros de Zaragoza, Francisco Velázquez, "los veranos en la capital son tranquilos" y en esta ocasión se está "al 20% de ocupación". No parece una gran cifra pese a que "hemos querido apoyar todo el programa de actividades de este verano" porque "hay que apostar por una ciudad que ha cambiado mucho", explicó.

 

Desde el hotel Boston, su director, Jaime Gutiérrez, coincide en la baja tasa de ocupación, lamenta que "justo cuando se podía aprovechar el tirón de la Expo llega la crisis económica", y reconoce que se están lanzando buenas ofertas.

 

A Gorka Larrazabal, un joven turista de Bilbao le cobraron ayer 60 euros por una habitación doble en el Hotel Príncipe, de tres estrellas. "Es un precio correcto, Zaragoza me parece más barata que mi ciudad", explicó en una terraza de la plaza del Pilar. De hecho, como explica José Luis Izuel, representante de los restaurantes de Zaragoza, los locales de esta zona viven en verano su mejor época, "pero los del resto de la ciudad bajan muchísimo", hasta el punto de que cerca del 40% cierran en agosto.

Visitas de corta estancia

Sin grandes citas en la agenda estival de la ciudad, la duración de las visitas se acorta y prevalecen las pernoctaciones de una sola noche y el turismo 'de paso'. "Nos gustaría quedarnos más tiempo, pero en un día se puede ver lo más importante", reconocía ayer Marina Cecchini, una italiana que, junto a su marido, está recorriendo España en un viaje de 15 días. De igual forma, cuatro familias valencianas aprovechaban la mañana del domingo para visitar los puntos más emblemáticos de la ciudad en su camino de Pamplona a Valencia. "Hace mucho calor, pero es una ciudad muy bonita. Habrá que volver con más tiempo", señalaron.

 

En las oficinas de Turismo que el Ayuntamiento de Zaragoza tiene dispuestas por la capital apuntaban un aumento de las consultas respecto al mes de junio. "La mayoría son españoles, aunque también vienen muchos franceses, italianos y británicos", informaron. En concreto, las visitas internacionales tienen mucho que ver con los enlaces aéreos que ofrece el aeropuerto zaragozano.

Etiquetas