Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRÁFICO

Huesca es la segunda provincia española con más tramos de carretera peligrosos

El trayecto de 14,5 km de la N-230 que separa Sopeira y Pont de Suert es el tercero del país con más riesgo de accidente. Las vías de Zaragoza y Teruel, entre las más seguras.

Las carreteras españolas tienen 1.100 kilómetros donde existe un riesgo elevado o muy elevado de sufrir un accidente. Por Huesca transcurren 113 de esos kilómetros lo que convierte a la provincia aragonesa en la segunda del país con más porcentaje de tramos peligrosos, solo superada por Granada. Zaragoza y Teruel quedan mejor paradas con 17 y 14 kilómetros respectivamente, según se desprende del último estudio EuroRap elaborado por varios clubes automovilísticos, entre ellos los españoles del Race y del Racc.

Por el territorio oscense se reparten seis recorridos que durante los últimos años han acumulado un alto índice de siniestros graves o mortales. En concreto, uno de ellos se alza con el tercer puesto en el fatídico listado de los tramos con más riesgo de toda España. Este es el trecho de la N-230 que transcurre desde el acceso a Sopeira hasta Pont de Suert, ya en Lérida, por donde pasan de media 3.099 vehículos al día. Los 14,5 kilómetros que separan esos dos puntos han registrado 13 accidentes graves desde 2007 y el motivo más frecuente (en casi la mitad de los casos) ha sido la salida de la vía.

Los dos tramos que aventajan al de Huesca en siniestros están en Málaga (en la N-340 a la altura de Almuñecar) y en Albacete (N-322 en el municipio de A Casas de Ves). En ambos, predominan las salidas de vía y las colisiones frontales.

El estudio de las asociaciones automovilísticas está basado en el estudio de 1.276 tramos, (23.202 km) que concentran el 52% de la movilidad total de carretera por el país y en los accidentes ocurridos entre 2007y 2009. Para determinar el ranquin de los más peligrosos se ha valorado el tipo de vía, los siniestros mortales y graves y el número de vehículos que pasan por las calzadas analizadas.

Según esto, las provincias con mejores datos son las vascas y las catalanas, además de Toledo, Valencia, Valladolid, Segovia o Salamanca, entre otras. Todas ellas carecen de tramos considerados con un riesgo alto y medio alto de accidente.

Zaragoza y Teruel quedan bien situadas en la cola de la lista de vías peligrosas. La primera provincia tiene dos tramos así calificados que suman 17 km. Uno está en la N-330 entre María de Huerva y la zona urbana de la capital aragonesa. El otro, en la N-125 entre el aeropuerto de Zaragoza y el cruce de la N-232.

En Teruel, se considera que tiene riesgo medio-alto un tramo de 14 kilómetros situado en la N-211 entre el comienzo de la zona urbana de Calanda y el cruce con la N-232 (a la altura de la Venta la Panolla).

Se reduce la peligrosidad

En cifras generales, el informe, hecho público ayer por el Real Automóvil Club de España, muestra que, aunque el riesgo de las carreteras españolas sigue siendo alto, se ha reducido a la mitad en los últimos 10 años.

Por el contrario, el análisis asegura que en los últimos años han aumentado los accidentes de motoristas en relación al resto de usuarios. En concreto señala que en las carreteras españolas han pasado de suponer el 7,8% en 2003, al 11,8% en 2006, el 13,2% en el 2008 y el 15% en 2009.

El estudio de las asociaciones automovilísticas desvela, además, que las características que más se repiten en los kilómetros con muchos accidentes graves o mortales son que corresponden a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones al mismo nivel y con una circulación media por debajo de 10.000 vehículos al día (todos los tramos negros corresponden a vías con entre 2.000 y 10.000 coches diarios).

Etiquetas