Huesca
Suscríbete por 1€

La reapertura del principal acceso al valle de Benasque llega a tiempo para el puente

El tramo entre Campo y el Congosto del Ventamillo, que ha estado casi mes y medio cerrado por obras, reabrirá el viernes 2 de diciembre, a las 13.00, para facilitar el tránsito de turistas. 

Vista aérea de las obras de la N-260 entre Campo y el congosto del Ventamillo.
Foto de archivo de las obras de la N-260 entre Campo y el congosto del Ventamillo.
Mitma

El principal acceso al valle de Benasque por la N-260 volverá a reabrir al tráfico este viernes, 2 de diciembre, a tiempo para facilitar el tránsito de turistas para el macropuente festivo de la Constitución y de la Inmaculada. Después de casi mes y medio de cierre para seguir avanzando con las obras de acondicionamiento, el tramo entre Campo y el Congosto del Ventamillo estará de nuevo en servicio a partir de las 13.00. Así lo ha comunicado el Ayuntamiento de Benasque.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana volverá a cerrar la carretera del 12 al 22 de diciembre y del 16 al 27 de enero, respetando las vacaciones de Navidad de por medio. Cabe recordar que el plazo final de ejecución de la mejora de la N-260 está fijado para finales de 2023 o principios de 2024.

Estos nuevos cierres se han justificado en esta ocasión por los trabajos de colocación de los voladizos para ampliar la plataforma de la N-260, ya que la maquinaria pesada que se emplea no deja espacio para mantener el tráfico. Además, se está aprovechando para volver a actuar en el Congosto del Ventamillo con el objetivo de para evitar nuevos desprendimientos, aunque los alcaldes (Campo, Castejón de Sos, Seira y Foradada) siguen reivindicando la necesidad de construir a medio plazo un túnel.

Precisamente, la semana pasada, la Comarca de la Ribagorza aprobó como declaración institucional una moción presentada por el PAR solicitando al Ministerio de Transportes las medidas necesarias para garantizar la seguridad del tráfico en el tramo del Congosto de Ventamillo en la N-260 y, con tal fin, reclamando la construcción de un nuevo túnel o túneles que permitan salvar este tramo con plenas garantías.

Los cortes obligan a los conductores a dar un importante rodeo a través de otras vías alternativas. El problema se ha paliado en parte con la apertura de la carretera de Espés, en la que la Diputación Provincial de Huesca ha invertido cerca de dos millones de euros para acondicionar 11 km que comunican la A-1605 y la N-260, acortando el recorrido para llegar al valle de Benasque por el Eje del Isábena.

Cuando se cierra la N260 por obras, esta es la alternativa más corta para llegar al valle de Benasque, ya que permite reducir el rodeo en unos 15 km y salvar los puertos de Bonansa y Col de Fadas. Las otras tres opciones son por el Turbón, por Bonansa y por Benabarre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión