Huesca
Suscríbete por 1€

Visto bueno ambiental al Eje Norte de Guara para frenar la despoblación de varios núcleos

El Inaga ha aprobado la declaración de impacto de esta pista forestal asfaltada que mejorará las comunicaciones entre las cuatro comarcas del Parque Natural y ahorrará más de una hora de viaje. 

Reunión de presidentes comarcales, alcaldes y representantes del Patronato de Guara.
Reunión de presidentes comarcales, alcaldes y representantes del Patronato de Guara.
Javier Blasco

El Eje Norte de la sierra de Guara ha superado el último trámite, con la aprobación por parte del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) de la declaración de impacto. Ahora solo falta la financiación para la construcción de una pista forestal asfaltada de 3 kilómetros que unirá las localidades de Bara (Sabiñánigo) y Las Bellostas (Aínsa), ahorrando más de una hora de viaje al actual trazado que enlaza las comarcas del Alto Gállego y el Sobrarbe

La actuación consiste en asfaltar y ampliar las curvas en un tramo de pista de 15,137 km, de los cuales 2,99 km serían de nueva construcción. Uno de los escollos es la construcción de un puente de unos 50 metros de longitud sobre el Alcanadre, que no solo permitirá darle viabilidad a la pista, sino que facilitará el acceso a los ganaderos, a los trabajadores de las fincas, a los senderistas y otros usuarios a la hora de cruzar este rio ante grandes avenidas de lluvias.

La nueva pista forestal asfaltada, aparte de unir los valles de Nocito y el Biello Sobrarbe, va a dar acceso a varias localidades de las cuatro comarcas y también va a permitir llegar con vehículos de emergencia a zonas ahora inaccesibles. Además, se abre la puerta al fomento de la ganadería extensiva y sobre todo a facilitar la llegada de posibles nuevos moradores a uno de los territorios más despoblados de la sierra de Guara y de la provincia de Huesca.

Este miércoles se han reunido en la Diputación de Huesca el presidente de Patronato del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, José Luis Bergua, y los presidente de las comarcas de Sobrarbe (José Manuel Bielsa), Alto Gállego (Lourdes Arruebo), Hoya de Huesca (Jesús Alfaro) y Somontano de Barbastro (Daniel Gracia), las cuatro con territorio en el parque. A la cita también han acudido los alcaldes de los municipios afectados por esta nueva infraestructura, los representantes de la propiedad privada y colectivos miembros del órgano de participación del espacio protegido. El encuentro ha servido para explicar el proyecto y estudiar los pasos seguir a partir de ahora. Una vez resuelto el trámite ambiental, el foco está ahora en encontrar financiación. El presupuesto calculado hace dos años era de 3.373.121 euros

Para Bergua, se trata de una "reivindicación histórica". El proyecto ya se consideraba prioritario en el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara hace 30 años, cuando se creó el espacio natural. "Por fin ya tenemos el estudio de impacto ambiental positivo", ha dicho, consciente de que se llega tarde "porque hay pueblos ya vaciados, pueblos con 3 o 4 habitantes que irremediablemente se vaciarán". No obstante, confía en que gracias a esta nueva infraestructura, "habrá nuevas oportunidades de emprendimiento, trabajo y asentamiento de población", lo que permitirá que no se cierren los que están en situación más precaria "o que vuelvan a la vida algunos de los pueblos que se han deshabitado”.

En la reunión se ha reclamado un convenio urgente entre el Gobierno de Aragón y la Diputación Provincial de Huesca para poder llevar a cabo en varias fases este nuevo eje. "No es un proyecto fácil, pero las dos instituciones deben llevarlo adelante", ha reclamado Bergua, dada la importancia vital para facilitar esta conexión, que beneficiará a unos 15 pueblos.  

En el año 2016, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, se reunió en Nocito con los afectados y se comprometió a que desde la DGA redactarían un proyecto. En 2019 se presentó a los agentes del territorio y un año después fue remitido al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) para su tramitación ambiental. “Hemos conseguido dar por fin todos los pasos necesarios para acabar con una situación de incomunicación difícil de comprender hoy en día”, explica Bergua. 

Según explica Guillermo Palacín, alcalde de Nueno y representante de las comarcas en el patronato del Parque de Guara, la velocidad en el nuevo tramo sería de 30 km/h con pendiente máxima del 10% que puntualmente alcanza el 15% y consiguiendo hasta 4 metros de ancho y 6 metros en algunas de las curvas. Ha precisado que no se trata de una carretera sino de una pista forestal asfaltada. La memoria ambiental planteaba cuatro opciones. La elegida sale hacia el sur de Bara y atraviesa el río Alcanadre. Este puente es la estructura más cara del proyecto.   

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión