Huesca
Suscríbete por 1€

Récord de contratos en la temporada de esquí: "La Navidad fue espectacular"

El número de desempleados en las comarcas con estaciones del Pirineo oscense cayó a la mitad en diciembre. Los empresarios, no obstante, siguen con problemas para cubrir muchos puestos, sobre todo en la hostelería.

El empresario Fran Betrán, a la izquierda, junto a Iván Caneda, que trabaja de extra los fines de semana en la tienda de alquiler de esquí Kiosko Pista Grande de Candanchú.
El empresario Fran Betrán, a la izquierda, junto a Iván Caneda, que trabaja de extra los fines de semana en la tienda de alquiler de esquí Kiosko Pista Grande de Candanchú.
F. B.

Un año después, los datos del Inaem demuestran el giro de 180 grados que ha dado la situación del empleo en las comarcas del Pirineo que más dependen del sector de la nieve (Jacetania, Alto Gállego y Ribagorza). Si en diciembre de 2020, con solo la estación de Astún abierta por los cierres perimetrales que impuso la pandemia se desbocó el paro un 90% y hubo un desplome de los contratos, el pasado mes dejó un récord histórico de contrataciones en el sector servicios y la mitad de desempleados.

Los nueve principales municipios de estas tres comarcas sumaron en diciembre 2.608 contratos vinculados a la hostelería y el comercio, la mayoría temporales. El mismo mes del año pasado apenas alcanzaron los 313, es decir, un 87% menos. Supone la mejor marca registrada hasta ahora, por encima de los 2.552 del año 2017 y los 2.297 de 2019.

Sallent, a la cabeza con 757 contrataciones

Todas las localidades registraron aumentos de contrataciones: de 33 a 757 en Sallent de Gállego; de 175 a 533 en Jaca; de 62 a 515 en Benasque; de 11 a 176 en Panticosa; de 1 a 143 en Aísa; de 13 a 72 en Biescas; de 13 a 70 en Canfranc; de 1 a 20 en Castejón de Sos; y de 4 a 11 en Panticosa.

Por comarcas, la más beneficiada ha sido el Alto Gállego, donde los contratos se dispararon de 90 en diciembre de 2020 a 1.357 un año después. En la Jacetania aumentaron de 205 a 792 y en la Ribagorza, de 125 a 708.

En el conjunto de la provincia de Huesca, el incremento de contratación en el sector servicios respecto al año anterior fue del 160%, de 2.404 a 6.230.

En paralelo, se produjo una caída del 50% del paro respecto a diciembre de 2020. Entonces, estos nueve mismos municipios sumaban 1.210 desempleados y el pasado mes se cerró con 600. En la ciudad de Jaca el descenso fue del 46,5% (de 871 a 466).

Pese a este balance provisional positivo del arranque de la temporada de esquí, los empresarios siguen teniendo problemas para cubrir muchos de estos puestos de temporada. Marian Bandrés, presidenta de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (Acomseja), asegura que "constantemente" están apareciendo ofertas de empleo y que las principales dificultades están en la hostelería y también en los gremios.

A su juicio, esta situación releva que hay un "serio problema" con la Formación Profesional y por ello desde la asociación consideran que habría que "replantearse" acciones como, por ejemplo, implantar algún tipo de grado para formar a camareros y camareras y baristas, por ejemplo, "porque son los trabajos donde hay más carencias".

En el valle del Aragón, después de la nefasta última temporada invernal, los negocios intentan recuperar lo perdido y de momento están satisfechos con la afluencia de esta primera etapa. Ello ha permitido recuperar muchos puestos de trabajo, la mayoría temporales, para reforzar las plantillas ante el gran volumen de trabajo que están teniendo.

"La temporada pasada fue criminal"

Así, por ejemplo, Fran Betrán, propietario de la tienda de alquiler de esquí Kiosko Pista Grande de Candanchú, contrata a cuatro personas fijas para la semana y además cuenta con otra extra que acude los fines de semana y festivos. Tal y como explica, suelen ser los mismos cada año "porque tienen trabajos de temporada que se pueden compatibilizar". Y reconoce que encontrar gente de este perfil es complicado "porque tiene que ser alguien que trabaje en verano en algún sitio, y en otro en temporada invernal".

De momento, la buena respuesta de los aficionados al esquí ha beneficiado la contratación de personal. "El puente de la Inmaculada fue algo flojo porque hizo mal tiempo y nevó, pero la Navidad fue espectacular", asegura satisfecho Fran Betrán. Incluso el primer fin de semana después de las vacaciones han tenido "muchísimo" trabajo, "algo que no esperábamos porque suele ser más flojo", admite.

Por ello, se muestra contento por poder seguir dando trabajo a gente de la zona y mantener su negocio. "La temporada pasada fue criminal al no poder abrir y no es fácil mantenerse. Pero esta va bien, se notan las ganas de esquiar y de trabajar de la gente", señala este empresario que el año pasado pudo trabajar en invierno gracias al plan remonta. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión