Huesca
Suscríbete

Huesca estudia crear nuevos dormitorios para los estorninos alrededor de la ciudad

El Ayuntamiento analiza diferentes estrategias para evitar las consecuencias negativas de la presencia de estas aves en las zonas verdes. El bosque urbano del municipio es la masa forestal más importante de la comarca. 

Uno de los pinares de Huesca donde acampan los estorninos durante el otoño.
Uno de los pinares de Huesca donde acampan los estorninos durante casi todo el año.
Heraldo.es

El Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca está estudiando las estrategias necesarias para evitar las consecuencias negativas de estorninos y palomas en el centro de la ciudad. El alcalde, Luis Felipe, ha remarcado que "entre las iniciativas que se están analizando se encuentra la de crear masas verdes que sirvan como espacios dormitorio en el entorno de la ciudad de Huesca". "De esta manera, se podría evitar que estas aves se concentren en los parques dentro de la ciudad" ha añadido.

La técnico de Infraestructura Verde del Ayuntamiento, Ana Pérez, ha incidido en que el bosque urbano de la ciudad de Huesca "es la masa forestal más potente de toda la comarca, por eso el arbolado de la ciudad soporta durante unos meses estas poblaciones estacionales de aves". "Es un problema para nosotros las molestias que generan estas aves, y más aún cuando la realidad es que durante todo el año el arbolado urbano lo que hace es proporcionar a los vecinos y vecinas todo tipo de beneficios que se traducen en salud, control de la erosión, regulación de las temperaturas, etcétera", ha añadido.

Por ejemplo, si los árboles se sitúan de forma adecuada en torno a los edificios, pueden reducir la necesidad de aire acondicionado en un 30% y generar un ahorro en calefacción de entre un 20 y un 50%. Por si esto fuera poco, las arboledas funcionan también como pantallas protectoras del ruido del tráfico. 

Además, el bosque urbano es la mejor estrategia de defensa contra los efectos del cambio climático. Por ejemplo, la ubicación estratégica de los árboles en el casco puede ayudar a reducir la acumulación de calor por el hormigón y otros materiales. “Una buena infraestructura verde en la ciudad tiene múltiples beneficios para la salud física y mental de las personas, porque aumenta los niveles de energía y hace descender la presión arterial y el estrés”, ha finalizado la técnico.

El municipio de Huesca cuenta con 125 hectáreas ajardinadas y más de 180 zonas verdes inventariadas repartidas por todos los barrios de la ciudad, con un total de 18.669 árboles. La densidad de zona verde es del 18% respecto del área urbana, un porcentaje muy alto para una ciudad con una población de 52.421 habitantes. La proporción de calles arboladas es también muy importante, con más de 6.700 árboles en el viario.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión