Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Crece la oposición a la línea de muy alta tensión Laluenga-Isona

La Comarca de la Litera se une a la de la Ribagorza en contra el proyecto para evacuar energía de diez parques eólicos a Cataluña, mientras el Gobierno de Aragón pide a las empresas que escuchen "al territorio que sorporta esas infraestructuras"   

Las antiguas pilonas. Las torretas de las antiguas líneas ya descartadas Aragón-Cazaril y Graus-Sallent siguen colocadas. De esta última, una torre colocada a escasos metros de Pueyo de Marguillén.
Ttorretas de las antiguas líneas ya descartadas Aragón-Cazaril y Graus-Sallent, que siguen colocadas.

El Consejo Comarcal de La Litera ha rechazado la construcción de la línea de muy alta tensión (MAT) entre las localidades de Laluenga (Huesca) e Isona (Lérida) con los votos a favor de PSOE, PAR, Podemos, Ciudadanos y Cambiar, mientras PP y Vox se abstenían en la votación. Se suma así a la oposición surgida en la vecina comarca de la Ribagorza contra la infraestructura de 400 kV promovida por Forestalia para evacuar la energía generada por una decena de parques eólicos de la provincia hacia el área metropolita de Barcelona

El tema llegó al pleno de la Litera a través de una moción del grupo socialista, a solicitud de los alcaldes de Azanuy-Alins y Peralta de Calasanz, Juanjo Campodarve y Luis Pedro Boteller respectivamente, afectados por este proyecto, que contempla la construcción de una línea totalmente aérea de 96,7 kilómetros que discurriría por terrenos agrícolas y rústicos de doce municipios de cuatro comarcas altoaragonesas: Laluenga (7,5km), Berbegal (1,6), Ilche (5,2), Castejón del Puente (6,7), Monzón (1), Almunia de San Juan (6,6), Azanuy-Alins (7,7), Peralta de Calasanz (9,6), Benabarre (11,6), Tolva (4,7), Viacamp y Litera (5,6) y Puente de Montañana (5). Posteriormente, conectaría con otros cinco de Lérida (Castell de Mur, Tremp, Gavet de la Conca e Isona). 

Los dos alcaldes se mostraron muy satisfechos por el compromiso de la mayor parte de los grupos políticos, y extrañados por la posición del PP y Vox, ya que entienden que causaría “enormes e irreparables daños al territorio" por sus afecciones a las actividades económicas tradicionales y los espacios naturales. El texto solicita al Gobierno de España detener esta línea, y pide la elaboración una estrategia sobre energías renovables que establezca un acuerdo entre todos los agentes afectados, dando voz y capacidad de decisión a los territorios afectados. 

Mapa del trazado de la línea de muy alta tensión que atravesaría doce municipios de cuatro comarcas de Huesca.
Mapa del trazado de la línea de muy alta tensión que atravesaría doce municipios de cuatro comarcas de Huesca.
Heraldo

Las líneas de uso exclusivo de los promotores de parques de energías renovables tampoco son del agrado del Gobierno de Aragón. Su vicepresidente, Arturo Aliaga, dijo el lunes en Huesca que no se pueden ejecutar proyectos "contra el territorio". El también consejero de Industria recordó el precedente de la autopista eléctrica Aragón-Cazaril, "que luego fue la Graus-Sallente", eliminada de la planificación de la red nacional tras décadas de lucha vecinal en el valle de Chistau. "Si hay municipios que se oponen a la instalación, aunque no es vinculante, vamos a escuchar al territorio que es el que soporta las infraestructuras, porque si no cometeremos un error y habrá problemas para ponerlos en marcha".

El departamento de Industria no puede negar permisos, "porque entonces nos denunciaríamos", advirtió Aliaga, "pero yo recomiendo a los promotores, a los que vienen a verme, que consensuen los proyectos con los municipios y con la gente que vive en ellos, como condición 'sine quanum' para que salga adelante".

El vicepresidente rechazó los proyectos realizados al margen de la planificación de la red eléctrica española y recordó que la ministra para la Transición Ecológica ya contestó en el Senado que debe hacerse bajo el paraguas nacional. La Cámara Alta se pronunció la semana pasada a favor de detener el proyecto de la MAT entre Valmuel (Teruel) y Begues (Barcelona), con una amplia mayoría (se abstuvo el PP y votaron en contra Vox y Ciudadanos). La moción instaba al Gobierno a realizar una evaluación rigurosa de ese proyecto, así como del resto de líneas de muy alta tensión de características similares en Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón y País Vasco.  

"Hay intereses contrapuestos de comunidades autónomas, y en este caso hacer una línea de transporte de 180 km solo para evacuar cinco parques, no tenía bastante justificación, porque si fuera a suministrar... Es el argumento que ha dado el propio ministerio y ha sido rechazada en el Senado", justificó Aliaga, en alusión a la línea de Valmuel.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión