Huesca
Suscríbete por 1€

Kalu Rimpoché 'apadrina' el futuro centro tibetano de Cajigar, el segundo de Ribagorza

El ambicioso proyecto prevé rehabilitar varias construcciones de la aldea de Sampere y construir nuevos edificios para satisfacer las necesidades religiosas, de enseñanza y de alojamiento

Kau Rimpoché viajó el viernes a Cajigar para 'apadrinar' el nuevo centro budista.
Kalu Rimpoché viajó el viernes a Cajigar para 'apadrinar' el nuevo centro budista.
Ángel Gayúbar

Kalu Rimpoché, una de las mayores figuras del budismo tibetano, ha viajado hasta la pequeña localidad de Cajigar para 'apadrinar' el proyecto de construcción de un ambicioso complejo religioso de esta filosofía oriental, el segundo de la comarca de la Ribagorza después del lamasterio de Panillo

Un sencillo acto en la plaza de la Iglesia del pueblo sirvió para estrechar lazos entre los residentes habituales y sus nuevos convecinos y para dar a conocer en toda su complejidad el proyecto de recuperación de la aldea de Sampere que está promoviendo la comunidad Palpung Samphel Choling para ubicar allí un nuevo recinto monástico donde se espera que lleguen a residir de forma permanente en el futuro entre 50 y 60 personas, que podrían ampliarse a un centenar.

Acompañado por Anne Marie, la portavoz de la comunidad que habitualmente reside durante todo el año en la zona, y por una lama intérprete, Kalu Rimpoché se dirigió a los asistentes y les habló de su vida como reencarnación del anterior Kalu Rimpoché que en 1984 visitó tierras ribagorzanas y alentó la construcción del complejo religioso de Panillo, un lamasterio que actualmente es uno de los más importantes de Europa y que en los próximos años tendrá complemento en estas nuevas dependencias que prometen ser incluso más ambiciosas que el centro primigenio. Al acto acudió también el cura de los pueblos del entorno, mosén Julián Sepúlveda.

La alcaldesa de Monesma y Cajigar, Montserrat Lloret, define el proyecto como "muy ilusionante" ya que considera que "va a garantizar la fijación de población en la zona e, indiscutiblemente, va a dar vida al pueblo, que bien lo necesitamos". Y es que actualmente residen menos de 70 personas en este municipio que vive de la agricultura, la ganadería y de un incipiente turismo rural y que ve como este proyecto monástico puede ayudar a reactivar la economía de la zona.

Lloret explica que una fiel budista mallorquina compró hace varios años la finca y la casa de Sampere, "a unos dos kilómetros del caserío de Cajigar", y que, tras diversos avatares, la cedió a la comunidad que ahora la regenta y que desde hace varios años viene trabajando en su rehabilitación. "Es un espacio muy bonito, con una extensión de unas 150 hectáreas en las que se encuentran campos de cultivo y un arbolado que han clareado por motivos de seguridad, pero que favorece el ideal de aislamiento de la comunidad, y una edificación principal y varias auxiliares destinadas a usos relacionados con la vivienda y con la propia actividad agroganadera característica de la casa, como pajares, casetas, cuadras o caballeriza", señala la alcaldesa, apuntando que estos últimos años se ha venido trabajando en la reconstrucción de la casa familiar y en la construcción de algunos pequeños edificios "que han contado con el visto bueno de Urbanismo", subraya.

Numerosos vecinos quisieron conocer los detalles del proyecto del centro tibetano de Cagijar.
Numerosos vecinos quisieron conocer los detalles del proyecto del centro tibetano de Cagijar.
Ángel Gayúbar

Pero, como reconoce el arquitecto grausino José Luis Espurz, que trabaja con la comunidad budista, el proyecto es mucho más ambicioso y por ello se ha tenido que presentar ante el Instituto Aragonés de Gestión Ambienta (Inaga), la propuesta de un Plan Especial para la recuperación en suelo rústico, como centro budista, de la citada aldea. Con alguna salvedad, ha recibido el visto bueno lo que va a permitir afrontar una actuación primero de rehabilitación y luego de construcción de nuevas infraestructuras "que va lento, pero va", asegura. Espurz calcula que en septiembre puede estar aprobado provisionalmente y que luego será necesario realizar pormenorizadamente un nuevo proyecto de urbanización del entorno "por lo que, si todo va bien, en un año podemos comenzar las actuaciones más ambiciosas".

El objetivo final de la comunidad Palpung Samphel Choling es crear un centro para estudiar, practicar y desarrollar las enseñanzas del Buda, de manera desinteresada y sin ánimo de lucro. Para ello, el proyecto que impulsan en Monesma-Cajigar contempla la rehabilitación del actual conjunto de edificios existentes en la aldea como embrión del centro budista y la posterior construcción de un edificio específico, denominado ‘lakhang’, para satisfacer las necesidades religiosas, de enseñanza y lugar de culto y alojamiento de personal religioso y de acompañamiento.

También plantea edificar diferentes construcciones religiosas y de culto entre las que destacan el templo Khang Tseg Gandola y varias estupas votivas (estructura típica budista para contener reliquias), además de otros pequeños edificios para retiros.

A más largo plazo, el proyecto prevé la instalación de dos centros de retiro de tres años, de varias casas de retiro individual diseminadas por el entorno, celdas para retiros cortos, casas para practicantes, albergue para no practicantes y un gran templo en la montaña Kumbum junto a otro centro religioso y de enseñanza. No obstante, sus promotores admiten que en la actualidad el programa de actuaciones no se puede desarrollar en su totalidad por criterios urbanísticos y legales, algo que ha quedado patente con las citadas salvedades que ha planteado Urbanismo que inciden precisamente en estos aspectos del proyecto, especialmente en los referentes a las casas de retiro diseminadas y al volumen de algunos de los elementos previstos.

De momento, la presencia de Kalu Rimpoché en Cajigar y su aliento a esta iniciativa ha supuesto un notable impulso moral para los promotores de este complejo monástico y se espera que contribuya a agilizar la llegada de donativos para afrontar las obras de un centro que, como recuerda Anne Marie, guarda una cierta relación con el del lamasterio Dag Shang Kagyu de Panillo, inaugurado en 1985 por la anterior encarnación de Kalu Rimpoché, aunque pertenece a la escuela Karma Kagyü que es distinta de la Shangpa Kagyü del centro hermano.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión