Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Primera sanción del verano en Huesca en las inspecciones de turismo de aventura

La Unidad Adscrita denuncia a un guía de barrancos que no estaba inscrito en el Registro de Turismo ni de alta en la Seguridad Social. Pese a ello, aseguran que la inmensa mayoría tienen la documentación en regla.

Los agentes de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional realizan inspecciones sobre el terreno de las actividades de turismo de aventura en Huesca.
Los agentes de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional realizan inspecciones sobre el terreno de las actividades de turismo de aventura en Huesca.
DGA

Agentes de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional al Gobierno de Aragón han iniciado la quinta temporada de inspecciones en barrancos, ríos, cumbres y vías ferratas de la provincia de Huesca. Y en una de esas primeras salidas abrieron ya un expediente sancionador a un guía de barrancos que acompañaba a un grupo de personas en la Garganta de los Navarros del río Ara, en Torla, y que no figuraba inscrito ni él ni su empresa en el Registro de Turismo de la DGA ni estaba dado de alta en la Seguridad Social

Desde el departamento de Presidencia recalcan que estas inspecciones se realizan con el objetivo de que se cumpla toda la legislación que el Gobierno de Aragón tiene vigente sobre turismo activo, en aras a mejorar la seguridad en el medio natural, con especial atención al Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, ámbito o territorio donde de manera más visible trabajan las empresas de turismo activo.

Esta temporada, la novedad es la vigencia del Decreto 39/2021 de 10 de febrero del Gobierno de Aragón por el que se aprobó el Reglamento de las Empresas de Turismo Activo, que entró en vigor el pasado 15 de junio y que exige a estas empresas, entre otras obligaciones, la presentación de una declaración responsable con carácter previo al inicio de cada actividad.

El mismo Decreto contempla también tener suscrita una póliza de seguro que cubra la responsabilidad civil y patronal en relación a los riesgos de la actividad de turismo activo con una cobertura mínima de 600.000 euros por siniestro y que abarque también el rescate, traslado y primera asistencia derivados de cualquier tipo de accidente.

Finalmente, la nueva reglamentación obliga a que todos los monitores, guías o instructores posean los títulos o certificaciones necesarios, así como la redacción de un plan de seguridad y emergencia y trasladar a los clientes, de forma previa al inicio de la actividad y por escrito. La normativa contempla también la firma de un contrato en el que se describa detalladamente la actividad a realizar.

Según explicaron miembros de la UPA en Huesca “las distintas asociaciones de empresarios de turismo activo están completamente de acuerdo con que se lleven a cabo estas inspecciones y colaboraran en todo lo que se les requiriere porque en definitiva, además de la seguridad de los aficionados a estas actividades, el objetivo principal es el de acabar con el intrusismo profesional en este ámbito. También hay que decir que la inmensa mayoría de los guías tienen toda la documentación en regla”.

En el caso del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara los agentes se personan en las cabeceras de los cañones y revisan que los grupos de barranquistas lleven el material adecuado para la actividad a desarrollar y cumplan con las ratios máximos de personas y de tiempos a que obliga el Plan de Ordenación del Parque Natural.

Algunos ejemplos de lugares donde los agentes realizan las inspecciones son los barrancos del Vero, Formiga o Peonera, en la Sierra de Guara; barrancos pirenaicos como Miraval, Furco y Gloces en la comarca de Sobrarbe; barranco Gorgol en el Valle de Tena; la vía ferrata de Sorrosal en Broto; y las ascensiones a las cumbres de Monte Perdido y Aneto.

Además, la Unidad de Policía del Gobierno de Aragón, mediante un convenio de colaboración que se estableció con la Inspección de Trabajo, facilita información de estas actividades a la propia Inspección de cara a lograr que la totalidad de los guías y empresas de turismo activo cumplan con la legislación que existe sobre la materia y estén dados de alta durante el tiempo que desarrollan su labor.

Este invierno, la UPA con sede en Huesca colaboró también en el control de los aficionados que accedían a la estación de Astún en lo referido al cumplimiento de las restricciones perimetrales, además de comprobar la titulación y cumplimiento de la normativa en el caso de los monitores de esquí y las condiciones de su enseñanza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión