Huesca
Suscríbete

Huesca

Patrimonio delimita el parquin del ibón de Plan para salvar los restos arqueológicos

Coches y hasta autocaravanas estacionan sobre los vestigios megalíticos hallados en el entorno del refugio de Lavasar, donde se llegan a juntar hasta 200 vehículos.

Vehículos aparcados en los alrededores del refugio de Lavasar. Algunos están sobre los restos megalíticos.
Vehículos aparcados en los alrededores del refugio de Lavasar. Algunos están sobre los restos megalíticos.
Alberto Bosque

Hace tiempo que se denuncia que la situación es "insostenible" y la presión turística, lejos de descender, es cada día mayor en el ibón de Plan y sus alrededores. La imagen que presentaba el aparcamiento del refugio de Lavasar uno de los días de Semana Santa ha llegado a la Dirección General de Patrimonio, que esta misma semana ha decidido tomar medidas. En colaboración Comarca de Sobrarbe y el Geoparque de Sobrarbe Pirineos delimitará el área arqueológica para evitar que los vehículos invadan la zona donde están los restos megalíticos. Además, llevará a cabo una campaña de excavación para analizar los círculos de piedras o cromlech que cualquier día de fiesta quedan bajo las ruedas de los coches.

Anchel Belmonte, director científico del Geoparque Sobrarbe Pirineos, explica que esta situación existe desde que hace unos años la pista desde Saravillo al refugio se arregló para el paso de cualquier tipo de vehículo. Para acceder hasta Lavasar, y desde allí andando al ibón, solo es necesario sacar un tique que vale tres euros de la máquina expendedora colocada el inicio del camino.

La gran afluencia de coches y, hasta de autocaravanas supone un problema en determinados momentos del año. "La fotografía tomada uno de los días de Semana Santa no refleja un hecho aislado", aseguró Belmonte. En estas fechas, la noche de San Juan, las fiestas del Pilar y los meses de julio y agosto, la imagen se repite. Tras llegar al refugio, los coches aparcan en cualquier sitio y de esos lugares es donde están los círculos de piedra, enterramientos datados en la prehistoria, del Neolítico a la Edad de Hierro.

Los cromlech se localizaron hace tiempo, pero hace tres años, el equipo de arqueólogos denominado ‘De la roca al metal’ intensificó las investigaciones y descubrió nuevos círculos, además de cabañas, estructuras megalíticas y trincheras de la Guerra Civil. Estos restos tienen automáticamente la declaración de BIC (Bien de Interés Cultural) por ley pero su lejanía de los núcleos habitados no ha supuesto en este caso una garantía de protección y conservación.

Jesús Argudo, profesor jubilado que forma parte de este equipo arqueológico, explicó que tras los nuevos hallazgos se envió al Gobierno de Aragón un informe con los vestigios encontrados. El documento recogía el estudio inicial la propuesta de que el aparcamiento no abarcara toda la explanada sino una parte concreta para salvaguardar lo encontrado.

El pasado octubre se envió otro informe para explicar cómo estaban los restos y recordar que no se había tenido en cuenta la recomendación realizada para que los vehículos no aparcasen en el área arqueológica. "Uno de los círculos ya ha desaparecido, quedan otros dos y evidencias de que hay más cromlech y estructuras, pero lo que pasa es que todavía no se ha excavado", señaló.

Tras la visita a principios de esta misma semana de un técnico de Patrimonio, además de la delimitación del que debe quedar libre de vehículos, la Dirección General decidió que se acotará el área donde están dichos restos, con elementos que no disturben el paisaje. Asimismo, se instalará un panel informativo en la pared del refugio para que quienes llegan allí conozcan lo que se está protegiendo y, de cara al verano, se acometerá "una pequeña campaña de excavación".  

Belmonte indicó que Lavasar está levantado sobre una morrena del glaciar que bajaba desde la zona superior al ibón. "Como tal, está formada por bloques de roca, pero el observador avezado se da cuenta de que en determinada parte de la misma, esos no están dispuestos de forma caótica sino en círculos que tienen entre dos y tres metros de diámetro", detalló. "Estos elementos prehistóricos dan fe de a presencia del ser humano en ese enclave desde la antigüedad, seguramente ya con una práctica incipiente de la ganadería extensiva", añadió el director del Geoparque.

El baño y la basura

La masificación que produce alrededor del refugio se traslada hasta el ibón de Plan, situado a casi 2.000 metros de altitud y sin protección. Hasta él se llega tras caminar unos 0 minutos desde Lavasar. El baño está permitido, pero "habría que prohibirlo"». Anchel Belmonte apunta que la tasa de renovación del agua es mínima, y que en verano se reduce muchísimo por la evaporación. A esto se suman los problemas que se generan en los lugares a los que va mucha gente como basura, erosión fuera de los senderos, perturbación de la fauna...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión