Despliega el menú
Huesca

Huesca 

El cuartel general de la División Castillejos convierte a Huesca en una plaza clave del Ejército

La División, instalada en el cuartel Sancho Ramírez, tiene bajo su mando a 20.000 efectivos que pertenecen a seis brigadas de combate. En el acuartelamiento oscense hay 405 militares, que serán 700 a finales de año.   

Autoridades militares y civiles a su llegada al cuartel Sancho Ramírez este lunes.
Autoridades militares y civiles a su llegada al cuartel Sancho Ramírez este lunes.
Rafael Gobantes

El representante institucional del Ejército de Tierra en Aragón está en Huesca y es el general jefe de la División Castillejos, Carlos Melero. Lo ha asegurado este lunes el general Francisco Javier Valera, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), durante la presentación oficial del cuartel general de la División Castillejos, asentado en el acuartelamiento Sancho Ramírez de la capital oscense. 

Este lunes se ha materializado y escenificado un proceso que se inicio hace dos años y medio con los trabajos de acondicionamiento del cuartel, cerrado a finales de 2016. Las primeras unidades  se desplazaron en junio del año pasado y en estos momentos son 405 los efectivos y instalados en Huesca. Quedan por cubrir las plazas vacantes de los militares que optaron por no trasladarse desde Madrid a la nueva ubicación y se espera aún a la plana mayor de mando del Regimiento de Transmisiones, que todavía está en Burgos, aunque el batallón ya está en el Sancho Ramírez. "Con la publicación de las vacantes que ahora están sin cubrir y con la llegada de la plana mayor del Regimiento esperamos que en diciembre estemos los 700 efectivos", ha apuntado Melero. 

La División Castillejos inicia así su andadura en el marco de la transformación emprendida por el Ejército de Tierra con el horizonte de 2035. En esta nueva etapa, adiestrará las brigadas de combate atribuidas a los diferentes compromisos en el ámbito nacional e internacional: Aragón I (Zaragoza), Legión (Almería), Galicia VII (Pontevedra), Guzmán el Bueno X (Córdoba), Extremadura XI (Badajoz) y Guadarrama XII. El cuartel general dispone de capacidad para desplegar, planear, conducir y realizar el seguimiento de operaciones. Encuadra bajo su mando unos 20.000 militares.

El general jefe de la División ha destacado que esta aglutina a las seis brigadas de combate el Ejército de Tierra, "con todo lo que ello conlleva". "Son unidades que van a atender a los compromisos nacionales e internacionales que pueda tener España y, por sus efectivos, es "la mayor organización a nivel de División de todas nuestras Fuerzas Armadas", ha explicado Melero. Según ha dicho, este cuartel general "nace con vocación expedicionaria, es el único desplegable dentro del Ejército de Tierra a nivel División, por lo que yo considero que significativamente tendrá una importancia vital en el día a día del funcionamiento del Ejército".

La rapidez

El propio general ha destacado que el objetivo final de esta reestructuración es que el Ejército sea "más rápido" en sus respuestas, lo que exige "no tener una composición fija, sino unas capacidades que permitan pasar de una estructura organizativa a otra operativa". Los escenarios de estas últimas serán el campo de batalla, las áreas urbanas, el apoyo a las autoridades civiles (como la operación Balmis con la pandemia) y los combates de alta intensidad contra enemigos tecnológicamente avanzados. En este sentido, Melero ha señalado que los escenarios bélicos exigen "una preparación cada vez mayor para trabajar en el ciberespacio, y no solo en tierra, mar y aire".

Por su parte, el JEME ha explicado que la instalación del cuartel general de la División  Castillejos en Huesca supone "materializar un objetivo que para nosotros era muy difícil de alcanzar hace tres años". El general Varela ha destacado el impacto económico positivo que ha supuesto para la ciudad los tres años de preparación del acuartelamiento Sancho Ramírez, con obras por valor de unos 15 millones de euros y realizadas en su mayoría por empresas locales. "Este año se va a notar aún más porque ahora estamos en periodo de transición", ha añadido, apuntando que se espera que la llegada de los efectivos militares contribuya a fijar población en la capital oscense.  

El JEME ha entregado una placa conmemorativa  al alcalde de Huesca, Luis Felipe,  quien ha resaltado la función de las fuerzas armadas en España y ha celebrado su vuelta a la ciudad de Huesca. 

Etiquetas
    Comentarios