Despliega el menú
Huesca

El temporal mantiene bloqueados en Fraga un centenar de camiones

Ningún pueblo de la provincia se libró del paso de Filomena, con más de 50 tramos de carretera afectados por restricciones y dos de la red secundaria cerrados al tráfico.

En Fraga ha sido cortada la denominada cuesta del Sorolla, antigua N-II.
Un camión bloqueado en Fraga.
Digital Fraga TV

Ni un solo pueblo del Alto Aragón se libró del rastro dejado el sábado por el temporal Filomena, que alegró la jornada sobre todo en aquellas comarcas que solo ven la nieve ocasionalmente, pero complicó mucho la vida a los conductores. Pocos eso sí, porque el tráfico, al no ser día laborable y con las restricciones de la covid, era escaso.

Al final de la jornada, la DGT marcaba más de 50 incidencias en la red viaria: autovías, autopistas, carreteras nacionales y secundarias. Solo había dos pequeños accesos de alta montaña cerrados, el del balneario de Panticosa y el cañón de Añisclo. Las máquinas quitanieves (40 solo en la red principal) no paraban de pasar, pero sobre todo en el Eje Pirenaico (N-260) enseguida se volvía a cubrir.

El mayor problema lo vivieron los camioneros, especialmente en Fraga. En los embolsamiento establecidos en Sabiñánigo y Gurrea, en la A-23, solo había tres y cinco vehículos retenidos, respectivamente, pero en la A-2, a la altura de Fraga, superaban el centenar, bloqueados sin poder circular por las condiciones de las carreteras tanto en la comunidad de Aragón como en Cataluña.

Con tractores y abonadoras

Según la subdelegación del Gobierno en Huesca, no hubo pueblos que se quedaran aislados ni problemas para el traslado de enfermos, aunque la Guardia Civil sí tuvo que realizar dos auxilios con todo vehículos todoterrenos por cuestiones sanitarias. A esta normalidad han contribuido, además de los servicios de vialidad invernal de todas las administraciones, voluntarios que en los pueblos no dudaron en sacar tractores y abonadoras para limpiar la nieve o repartir sal.

"El hecho de que sea fin de semana ha ayudado a que la situación no haya sido más complicada, también los llamamientos a la prudencia de los últimos días y la paciencia y respeto que ha tenido la población", ha indicado el diputado delegado de Infraestructuras de la Diputación de Huesca, Joaquín Monesma, quien invita a "seguir evitando los desplazamientos innecesarios". La jornada fue sobre todo intensa en las comarcas del sur, menos acostumbradas y con menos recursos para lidiar con la nieve. En este sentido se trabajó especialmente en Los Monegros y La Litera Alta.

Un vehículo del servicio de bomberos de la Diputación ayuda a circular a un camión.
Un vehículo del servicio de bomberos de la Diputación ayuda a circular a un camión.
Diputación de Huesca

La Diputación, encargada de mantener despejados los accesos a 650 pueblos, contrató vehículos con varias empresas para reforzar sus servicios de protección civil. Además de limpiar las vías provinciales y municipales, colaboraron en algunos tramos de las redes autonómica y estatal, entre Camporrells y Baldellou o de Loporzano a Arbaniés, y en vías de la provincia de Zaragoza. 

Tres años sin ver los copos

La estampa de la comarca de Los Monegros teñida de blanco tres años después de la última nevada generalizada, en febrero de 2018, resultó una de las más significativas del día. Las incidencias fueron mínimas. Los mayores problemas estuvieron en la zona sur del territorio, especialmente en los accesos a la A-129 desde Leciñena y Perdiguera así como en la carretera A-1104, entre Farlete y Monegrillo, a la que acabaron acudiendo miembros de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil debido al retraso que acumulaban las quitanieves del Gobierno de Aragón. Poco acostumbrados a la presencia de la nieve, los habitantes de las poblaciones monegrinas salieron a la calle a disfrutar del manto blanco.

Esta imagen se repitió en todas las carreteras de la provincia de Huesca.
Esta imagen se repitió en todas las carreteras de la provincia de Huesca.
Diputación de Huesca

En el Bajo Cinca, los vecinos también vivieron una jornada excepcional. En Fraga, el operativo diseñado contó con el apoyo de varios agricultores y además, en las zonas menos accesibles del casco histórico, se trabajó a mano para retirar la nieve acumulada y facilitar la movilidad de los vecinos. Las acusadas pendientes de esta zona resultaron ser las más intransitables para vehículos y peatones. De hecho, la denominada cuesta del Sorolla, antigua N-II, tuvo que cerrarse temporalmente a la circulación. Los parques y plazas se mantuvieron abiertos, lo que fue aprovechado por niños y adultos para disfrutar de la nieve acumulada.

Actividades suspendidas en Barbastro 

Golpes entre turismos, algunos de ellos atascados en las carreteras al igual que camiones que han necesitado ayuda es el balance que dejó la borrasca Filomena a su paso por el Somontano donde dejó 15 centímetros de nieve. El dispositivo desplegado en Barbastro y en la Comarca ha funcionado y todos los accesos a los municipios han estado libres de nieves, incluido el acceso al santuario de El Pueyo. También el Hospital donde no ha habido problemas de entradas y salidas de ambulancias. 

Desde primeras horas de la mañana, operarios del área de Servicios repartieron sal por las calles de Barbastro, en las que también han los pick-ups con cuñas quitanieves y esparcidores de sal de la Comarca del Somontano, con el fin de facilitar la circulación rodada, mientras que camiones con pala despejaban los polígonos industriales de Barbastro.

La nieve, no obstante, motivó la suspensión del tradicional mercado de frutas y hortalizas en su doble ubicación, en la plaza del Mercado y en la plaza San Francisco, ya que impidió que se desplazaran los comerciantes habituales. Y también se mantuvieron cerradas las puertas del Parque Municipal ‘La Paz’. El Patronato Municipal de Deportes de Barbastro cerró la piscina cubierta municipal que no abrirá sus puertas este domingo. En el Campo Municipal de los Deportes de Barbastro, se suspendieron algunos entrenamientos previstos a causa de la nieve.

"Hay que mantenerse alerta todo el fin de semana"

La última vez que nevó en Monzón fue también en 2018 pero nada comparado a la nieve que ha dejado Filomena en la ciudad de Cinca, que se ha saldado sin incidencias reseñables y dejando bellas estampas como el castillo templario completamente nevado que ya se están utilizando como recurso turístico. 

El dispositivo especial organizado por la Concejalía de Servicios del Ayuntamiento de Monzón echó sal por las calles ya el viernes y el sábado continuó con la limpieza. Ahora se está a la espera de ver cómo avanza el temporal para, en función de si sigue nevando o si comienza a helar, “continuar esparciendo sal y limpiando la nieve con la máquinas a última hora de la tarde o a primera hora de la mañana del domingo”, señala el responsable municipal de Servicios, Salvador Sarrado. La nieve ha propiciado el disfrute de muchos montisonenses si bien el alcalde, Isaac Claver, apelaba a “mantenernos alerta y extremar el cuidado durante todo el fin de semana”.

20 centímetros en Jaca

Jaca amanecía este sábado cubierta de blanco, después de que comenzara a nevar durante la madrugada y no parara durante todo el día. A pesar de que se acumularon unos 20 centímetros de nieve, no se produjeron incidencias graves, únicamente las “normales” para este tipo de meteorología, como puede ser la caída de alguna rama o algún coche atascado que necesitó ayuda, según explicaron desde el Servicio de Emergencias del Ayuntamiento de Jaca, que desde las 8.30 trabajó limpiando nieve, además de la empresa Ghrusa. La borrasca hizo que nevara más intensamente en Jaca que en Canfranc, localidad a la que Filomena llegó sobre las 14.00. También el Alto Gállego recibió una copiosa nevada, pero tampoco hubo incidencias reseñables.

Etiquetas
Comentarios