Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La misteriosa desaparición de la montañera inglesa Esther Dingley

La Guardia Civil mantiene como causa "más probable" de la desaparición que sufriera un accidente de montaña, pero la prensa británica hace conjeturas sobre otras hipótesis.

Búsqueda de la montañera desaparecida
Búsqueda de la montañera desaparecida
HA

Han pasado 18 días desde la desaparición en Benasque de la montañera inglesa Esther Dingley, de 37 años, y a pesar de que el intenso rastreo en el pico Salvaguardia y sus alrededores no ha dado frutos, la Guardia Civil mantiene como principal hipótesis un accidente de montaña, ajena a las especulaciones de la prensa de ese país sobre otras posibles causas.

La búsqueda se interrumpió por el temporal de nieve el viernes y no se retomará por el momento dadas las condiciones invernales. "Es inútil buscar en un lugar con más de medio metro de nieve", ha comentado el sargento Jorge López, jefe del Greim de Benasque. Esto no significa que se renuncie a localizarla hasta la primavera, ya que los equipos de rescate llevarán su plan de entrenamiento a los valles donde se le perdió el rastro. La última vez que se supo de ella fue en el pico Salvaguardia y allí se volverá cuando desaparezca la nieve. "Es donde con más probabilidad debería estar y, aunque ya hemos mirado mucho, queremos estar seguros", ha añadido.

La Guardia Civil no puede desechar ninguna posibilidad en torno a la desaparición de la montañera, que iba sola, porque "se ha hecho un esfuerzo muy grande en la búsqueda sin resultado", según el sargento. Sin embargo, sigue trabajando con que la causa "más probable" es un accidente. No sería la primera vez que un montañero aparece en un lugar donde ya se le buscó sin éxito. "Cuando alguien se pierde en la montaña la primera hipótesis siempre es que esté en la montaña", ha precisado.

La prensa británica ha hecho un estrecho seguimiento del caso sugiriendo otras posibilidades. Un oficial de la Gendarmería de Francia, donde también se la buscó (hacía una ruta circular adentrándose en ese país), declaró al periódico ‘Daily Mail’ que no se descarta una acción voluntaria o la participación de otra persona.

La montañera fue narrando día a día en su blog su viaje al Pirineo, a donde llegó en una autocaravana. Antes de recalar en Benasque recorrió el Parque Nacional de Ordesa. El 19 firmó su última entrada. Por primera vez en dos días se había encontrado con otro excursionista y dudó si ir a otro refugio o bajar con él hasta la autocaravana. Pero no fue la última vez que se la vio, como han corroborado varios testigos. 

Su rastro se pierde a las cuatro de la tarde del 22 de noviembre, cuando envió un wasap a su pareja informándole de la ascensión al Salvaguardia (2.736 metros). Los agentes han hablado con varios montañeros que la vieron cuando ascendía a la cumbre. Desde aquí pensaba ir a pernoctar al refugio francés de Venasque, donde no hay guarda en invierno, y regresar por el puerto de La Glera.

La pareja de Esther Dingley, que vive en la Gascuña francesa y fue quien denunció su desaparición el pasado 25 de noviembre al no tener noticias de ella, también ha prestado declaración en Francia y en España. La autocaravana, estacionada en un parquin público, fue trasladada al cuartel de la Guardia Civil, donde se encuentra en depósito.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión