Huesca
Suscríbete por 1€

"El oso se irguió, avanzó hacia el cazador y no le quedó más remedio que disparar"

El alcalde de Valle de Bardají y presidente del coto donde murió la osa asegura que se produjeron tres disparos, de frente y a corta distancia. 

Sarousse, la osa llegada del frío que eligió el Pirineo de Huesca
Sarousse, la osa llegada del frío que eligió el Pirineo de Huesca
MEDIO AMBIENTE

El alcalde de Valle de Bardají, presidente del coto municipal en el que el pasado domingo un cazador mató a la osa Sarousse, ha defendido la actuación de este. Tras permanecer declarando hasta pasada la una de la madrugada en las dependencias de la Guardia Civil, José María Raso ha confirmado que el autor de los disparos es un vecino de la zona. "Se encuentra muy afectado por lo ocurrido y en una situación de gran nerviosismo".

Raso defiende la versión del implicado ya que, apunta, "se ha demostrado que los tres tiros se han disparado de frente y a corta distancia, desde muy cerca, y que fue una acción en defensa propia". El alcalde, que no participaba en esta batida, comenta que, según le han explicado sus integrantes, acababan de soltar los perros e iniciar el ojeo cuando uno de los canes marcó una presa e inmediatamente se sumaron otros con sus ladridos. "Al final se juntaron dos realas frente a una cueva, lo que explica lo que ocurrió después porque los perros siempre tienden a rehuir la presencia del oso, lo que advierte a los cazadores, pero al encontrarse tantos juntos se envalentonaron".

Los resacadores vieron salir del cubil un animal que tomaron por un jabalí grande y empezaron a seguirlo desde lejos, observando cómo se dirigía hacia el punto en que se encontraba uno de los puestos de caza. "Al llegar allí, el animal se percató de la presencia de un cazador e, irguiéndose sobre las patas, comenzó a arrancar hacia él, no quedándole más remedio que dispararle", comenta Raso señalando que, a pesar de que la presencia de Sarousse no era infrecuente en la zona, en las últimas semanas no habían tenido constancia de ella.

El alcalde recuerda que los hechos han ocurrido en la que se conoce como partida de Margalida, en la zona ubaga del monte, y que la osa siempre había estado al otro lado, en el solano, "por lo que nadie se esperaba que pudiera aparecer por donde estaba discurriendo la batida y ha pillado a todo el mundo por sorpresa".

Por su parte, Jesús Guitart, el alcalde del municipio vecino de Beranuy que ha sido visitado en reiteradas ocasiones por Sarousse donde ha ocasionado numerosos daños, resalta la peligrosidad de los plantígrados y se muestra crítico con la manera de llevar la política de suelta de osos. "Podemos estar de acuerdo o en desacuerdo con su suelta, pero no deja de ser muy preocupante que no exista casi ningún tipo de control sobre su paradero y movimientos, lo que supone un grave peligro para las gentes que vivimos en la zona", reflexiona este edil en cuyo municipio la osa Sarousse dejó rastro de ataques a ganados y colmenas e, incluso, atemorizó a varios de los residentes al dejar sentir su presencia muy cerca de viviendas habitadas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión