Despliega el menú
Huesca

"Llamas por teléfono y algunos días no puedes hablar con nadie"

Durante dos meses el consultorio médico de Lanaja ha permanecido cerrado debido a la falta de profesionales en el centro de salud de referencia, el de Sariñena.

Lourdes Callén, Lourdes Ezquerra y Marta Martínez, de la asociación de Lanaja, ante el consultorio.
Lourdes Callén, Lourdes Ezquerra y Marta Martínez, de la asociación de Lanaja, ante el consultorio.
Rafael Gobantes

"Desde marzo estamos mal, no, fatal. Llamas por teléfono pero hay días que ni puedes hablar con el médico ni con nadie". Lourdes Ezquerra es presidenta de la Asociación de Mujeres y Consumidores La Estiva de Lanaja, un municipio de la provincia de Huesca de 1.200 habitantes, a 15 km de Sariñena. El colectivo ha querido que su malestar no se quede en una charla de corrillo en la calle y ha elevado una queja a la dirección general de Derechos y Garantías de los Usuarios del Gobierno de Aragón para denunciar la atención sanitaria desde el inicio de la pandemia.

Durante dos meses el consultorio médico de la localidad ha permanecido cerrado debido a la falta de profesionales en el centro de salud de referencia, el de Sariñena, cuya plantilla se vio reducida a tan solo tres de los siete facultativos habituales. Esto supuso una dificultad para los pacientes más mayores por la falta de medios para desplazarse.

A ello se suma la escasez de líneas telefónicas de atención al usuario, que complica pedir cita o realizar consultas. "Dicen que tienen que atender vía telefónica y necesitan las líneas, que están saturadas porque están hablando con los pacientes", señala la presidenta de la asociación de mujeres. El ambulatorio de Sariñena centraliza todas las llamadas de la zona de salud, con más de 9.000 usuarios de 17 localidades.

Desde principios del mes de octubre, el consultorio de Lanaja vuelve a estar en funcionamiento, aunque con las restricciones de todos los centros de atención primaria y con la amenaza de volver a cerrarse "si la situación se repite y no se producen nuevas contrataciones, ya que arrastran una importante falta de profesionales", detalla Lourdes Ezquerra.

"Este es un pueblo pequeño pero siempre hemos tenido consulta diaria", se lamenta. "Nos atienden por teléfono y nosotros queremos un médico, porque aquí hay mucha gente mayor que no se puede desplazar en coche a Sariñena y tiene que buscarse la vida. Queremos tener el servicio que hemos tenido siempre". El centro de salud le ha explicado que se ha jubilado un médico y a lo mejor otros tienen que coger vacaciones, con lo cual faltan profesionales y no pueden atender la consulta.

La asociación es consciente de los problemas que esta crisis está provocando en el sistema sanitario tanto a nivel nacional como autonómico, "pero no por ello debemos de ser los más perjudicados los que vivimos en las zonas rurales y más despobladas".

"Esperas interminables"

La polémica ha llegado también a los foros políticos. El PP lo sacó a relucir en el pleno de la Diputación de Huesca porque la saturación telefónica en los centros de salud de la provincia alcanza niveles tan alarmantes que requiere la mediación de todas las instituciones, dijo su portavoz. Según Gerardo Oliván, "todos los testimonios que hemos recogido hablan de esperas interminables en llamadas telefónicas que no son atendidas. Ese es el primer contacto de los pacientes con su centro de salud, y la frustración está generando un clima de alarma que debemos detener".

Etiquetas
Comentarios