Despliega el menú
Huesca

Ribagorza 

Las obras en los barrancos de Montañana sacan a la luz restos arqueológicos

Los trabajos de canalización en los cauces descubren  una tumba excavada en la roca  así como varios huesos en una zona que corresponde al entorno de la antigua iglesia de San Miguel, desaparecida a principios del S.XX

Se ha colocado una reivindicada pasarela que queda integrada en el entorno.
Se ha colocado una reivindicada pasarela que queda integrada en el entorno.
Ángel Gayúbar

El Ayuntamiento ribagorzano de Puente de Montañana ha anunciado la finalización de los trabajos de acondicionamiento y canalización de los barrancos de San Juan y San Miguel que rodean el núcleo medieval de Montañana. Una actuación que ha desarrollado en los últimos meses la Confederación Hidrográfica del Ebro, que ha sido "excelentemente" valorada por el consistorio y los vecinos del pueblo y que ha supuesto una inversión de 150.203 euros.

El alcalde, José Peris, reconoce que las obras han permitido una "sustancial mejora" en la seguridad de Montañana al recuperar la capacidad de desagüe de estos cauces, asegurar su estabilidad, construir muros de contención en varios tramos y reparar los desperfectos que la erosión del agua había causado a lo largo del tiempo "logrando así una mayor seguridad de las casas fronteras de cara a posibles barrancadas" y también, "lo que no es menos importante, máxime en un núcleo de las características de Montañana", en la estética del entorno de la localidad y en el hecho de que este acondicionamiento de las riberas ha permitido ganar espacios para el uso y disfrute ciudadano.

"Al realizar las obras hemos tenido la grata sorpresa de descubrir una tumba excavada en la roca y han aparecido también varios huesos en una zona que corresponde al entorno de la antigua iglesia de San Miguel, que desapareció en el primer tercio del siglo XX", apunta Peris para quien este hallazgo "puede suponer un punto de arranque de nuevas intervenciones desde Patrimonio".

Peris destaca "especialmente, por lo que ha supuesto para los vecinos del margen derecho del barranco de San Miguel" la construcción de una largamente reivindicada pasarela permanente "muy integrada estéticamente con el entorno" con la que han conectado al resto del pueblo.

Los trabajos han consistido, principalmente, en la retirada de los elementos que invadían el cauce y obstaculizaban el flujo de la corriente de agua, en tareas de limpiezas y desbroces, el acondicionamiento de dos senderos ribereños y en la reparación y mejora de dos vados. El proyecto ha incluido la construcción de dos tramos de muro de hormigón revestido con piedra, en una longitud de 67 metros aguas arriba del vado y de 15 metros aguas abajo hasta la nueva pasarela peatonal. También se han retirado los rellenos de tierra y de otros vertidos que invadían el cauce.

Intervención en el camino de acceso

En otro orden de cosas, Montañana espera la pronta actuación de la Diputación de Huesca en la restauración del fragmento de un lienzo del muro del camino de acceso a la iglesia de Nuestra Señora de Baldós y del resto de la parte alta del conjunto monumental. El tramo cayó hace ya varios meses sobre la calzada y, aunque no supone un peligro ni impide el acceso, demanda una actuación para consolidar la parte afectada e impedir que el derrumbe pueda extenderse. "La situación planteada por la crisis del coronavirus es la que ha impedido hasta la fecha realizar unos trabajos que, en condiciones normales, ya estarían concluidos hace tiempo, pero las condiciones actuales son las que son y estamos en contacto con la DPH para iniciar esta rehabilitación lo antes posible", sostiene el alcalde.

Etiquetas
Comentarios