Despliega el menú
Huesca

El guía que ofertaba baños prohibidos en el lago Helado de Ordesa y otras infracciones cazadas en las redes

El Parque Nacional de Ordesa ha tramitado ya este año 148 infracciones, la mayoría por llevar perros sueltos, circular por pistas de uso restringido, pernoctar o bañarse.

El ibón de Marboré (2.590 m), donde algunos turistas se bañan, a pesar de la prohibición.
El ibón de Marboré (2.590 m), donde algunos turistas se bañan, a pesar de la prohibición.
María José Villanueva

La elevada afluencia de visitantes al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido dispara en verano las denuncias por comportamientos inadecuados de los visitantes. En lo que va de año se han tramitado 148, una cifra bastante elevada teniendo en cuenta los tres meses de cierre por el estado de alarma. Algunos de los infractores son pillados además a través de las redes sociales, donde dan publicidad a las conductas prohibidas. 

Es el caso de un guía de la zona que para atraer clientes puso en internet el siguiente anunció: "La travesía de tresmiles de Ordesa con vivac dispone de piscina en el lago Helado", junto a la imagen de un bañista en ese ibón, situado en el camino a la cumbre de Monte Perdido. Lo hizo ignorando la prohibición de meterse al agua en todo el espacio protegido. 

A través de las fotografías en las redes sociales se ha denunciado a varias personas por bañarse (algunas incluso etiquetaban al Parque en sus publicaciones). De seguir su rastro e identificarlos se ha encargado el Seprona de la Guardia Civil, ya que escapa a las competencias del personal del Parque. Muchas veces la primera pista se tiene gracias a la colaboración ciudadana. 

La directora, Elena Villagrasa, explica que no se puede poner cartelería con la prohibición de baño en ibones situados a 2.500 metros, no solo por su impacto visual sino por el enorme coste de mantenerlo en sitios que no son de fácil acceso, y recuerda la abundante información colocada en los paneles de las entradas al espacio protegido, a la vista de todos los visitantes que llegan, detallando las conductas prohibidas.  

El lago Helado no es el único lugar remoto donde los turistas se dan algún chapuzón. La imagen de gente bañándose se repite en el ibón de Marboré, a poca distancia del Balcón de Pineta, una de las rutas clásicas del Parque. Si bien las frías aguas no son propicias para nadar largas distancias, sí hay quien se anima a un pequeño remojón, sin tener en cuenta que se trata de ecosistemas de alta montaña muy sensibles a cualquier alteración. También en lugares más frecuentados, a la vista de todos, como la popular Cola de Caballo.   

El baño ha motivado en total 10 denuncias en lo que va de año en Ordesa. Otras conductas prohibidas son las pernoctas, en furgonetas o tiendas, que han sido objeto de 23 sanciones. Este año se detectó una acampada de 10 tiendas simultáneamente en la zona de reserva de la Ribareta de la Catuarta, y también hay constancia de que algunos las dejan todo el día colocadas en el ibón de Marboré.

Otro grupo elevado de infracciones tiene que ver con el paso por pistas de uso restringido (39), filmación sin autorización (2), recolección de setas (2), sobrevuelo con dron), arrojar colillas (1), instalación de soporte publicitario (1) y pesca (1). También hay quien arroja basura, hasta el punto de que recientemente apareció una mesilla de madera y otros muebles cerca del punto de información de Pineta. 

Pero la conducta que acapara la mayor cantidad de denuncias y constituye "un asunto muy problemático que cada vez nos preocupa más", reconoce la directora de Ordesa, es la de llevar perros sueltos, que motivó 66 actas, ya que se exige que vayan atados. Este año incluso se encontró un perro suelto perdido en la Pradera de Ordesa. 

La cifra va en aumento (56 en 2017, 90 en 2018 y 98 en todo 2019), hasta el punto de que el Parque está estudiando prohibir la entrada de perros. Se ha dado este año de plazo para tomar una decisión. Y nuevamente las redes sociales son las que muestran a excursionistas inmortalizando su paso por la Cola de Caballo con una fotografía con su perro, sin correa. 

 

Etiquetas
Comentarios