Huesca
Suscríbete

Una veintena de pilotos franceses eligen el Pirineo oscense para practicar vuelo sin motor

Se trata de pilotos de los aeroclubes de Luchón y Tarbes que no renuncian a volar en la vertiente sur del Pirineo a pesar de las recomendaciones del país vecino. Y lo hacen desde el aeródromo de Santa Cilia, un destino ahora mismo seguro y que cumple todas las medidas sanitarias para evitar contagios.

Veleros de los franceses preparados para volar
Veleros de los franceses preparados para volar
Laura Zamboráin

Las condiciones para la práctica del vuelo sin motor en el Pirineo oscense son ahora idóneas y mejores que al otro lado de la frontera. Por eso, una veintena de pilotos franceses de los aeroclubes de Luchón y Tarbes no renuncian a volar en la vertiente sur del Pirineo a pesar de las recomendaciones del país vecino. Y lo hacen desde el aeródromo de Santa Cilia, un destino ahora mismo seguro y que cumple todas las medidas sanitarias para evitar contagios.

Ambos clubes llevan acudiendo al aeródromo veinte años “aprovechando las condiciones del Pirineo sur, porque son mejores que en el lado francés. Despegando desde Santa Cilia podemos llegar a ver los dos mares, el Cantábrico y el Mediterráneo en un mismo día”, explica César del aeroclub de Luchón. Suelen quedarse entre una y dos semanas y mientras no vuelan, realizan turismo por la zona. Este año están siete pilotos de Luchón y si el tiempo lo permite “volamos todos los días”.

También acuden de Tarbes, “desde el año 2.000, porque en esta época es habitual poder volar por encima de los 4.500 metros, este año estamos gozando de unas condiciones realmente excepcionales”, añade Gèrard. Del Aeroclub de Tarbes están 11 personas en Santa Cilia, 8 pilotos más acompañantes y tanto en este caso como en el de Luchón, acuden con sus propios planeadores que desplazan por carretera hasta Santa Cilia.

Leticia, una controladora aérea en los aeropuertos de Tarbes y de Pau, también disfruta del vuelo sin motor estos días desde el aeródromo de Santa Cilia. “Volamos en Tarbes y cerca de las montañas, pero no es como aquí. En Francia estamos a unas 30 kilómetros de las primeras colinas y las condiciones son muy diferentes”, subraya. Esta zona del Pirineo “es más seca, el sol viene del sur, los techos de las nubes son más altos, el espacio aéreo es mucho más sencillo y en general es más fácil volar aquí que en Francia”, añade. Aprovechando su estancia en una casa rural de Santa Cilia, realizan las actividades de cualquier turista como visitar caminando otros lugares, como los monasterios de San Juan de la Peña o la Sierra de Guara. “Aquí hay muchas cosas por descubrir”.

Los pilotos franceses y sus planeadores son clientes habituales del aeródromo de Santa Cilia y en esta ocasión han coincidido Bagneres de Luchón y Tarbes. Son muy conocedores del Pirineo y precisamente por eso les gusta volar en la vertiente sur, la más soleada y con mejores condiciones que la norte.

Una temporada atípica

La situación del covid-19 ha castigado al aeródromo como a todos. Estos clubes franceses suelen acudir con mayor representación de la de este año y en esta ocasión, a pesar de las recomendaciones de su país de no viajar a Aragón. Aunque también hay pilotos españoles “la temporada no se salva ni de lejos”, asegura Luis Ferreira, director-gerente de Fly-Pyr Santa Cilia. El mes de julio “ha sido similar al anterior y en agosto hay comprometidos cuatro clubes franceses mas, siempre que la situación no se complique”, añade. Hay que recordar que la comarca de la Jacetania continúa en la ‘nueva normalidad’ y que es un destino seguro donde por el momento no hay rebrotes. En este sentido, el aeródromo de Santa Cilia también ha adoptado todas las medidas oportunas y cuenta además con un punto de higiene.

Reunión matinal de los pilotos en Santa Cilia
Reunión matinal de los pilotos en Santa Cilia
Laura Zamboráin

En julio y agosto llegan al aeródromo “los que pueden venir y les dejan, porque por ejemplo los belgas se han tenido que ir corriendo antes de finalizar su estancia prevista y los ingleses que vinieron en marzo, tuvieron que marchar sin tiempo siquiera para llevarse los aviones, han regresado ahora para recuperarlos y han vuelto con cuarentena”, asegura Ferreira.

Pero a pesar de todo, la gente llama al aeródromo continuamente, preguntan cómo va todo, “nos dan ánimos y insisten en que el próximo año volverán, así que en ese sentido soy optimista”. Los franceses “son los que están más cerca y no les han prohibido, simplemente recomiendan, nosotros les decimos que aquí la situación está controlada pero que tienen que seguir las normas, así que siguen viniendo y son los únicos grupos extranjeros que vamos a mantener durante el verano”.

Más de la mitad de los pilotos que acuden al aeródromo de Santa Cilia son extranjeros, fundamentalmente europeos, y de éstos, los más numerosos son los ingleses y los franceses.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión