Despliega el menú
Huesca

Cinco razones para no celebrar San Lorenzo este año

Ni chupinazo, ni Danzantes ni verbenas. Este año los oscenses recuerdan a San Lorenzo desde los balcones, símbolo de la solidaridad durante la pandemia. A ellos se asoman los protagonistas de la fiesta

Imagen del chupinazo de 2018 en la plaza de la Catedral.
Imagen del chupinazo de 2018 en la plaza de la Catedral.
Pablo Segura

Huesca, como muchas otras localidades aragonesas, ha decidido suspender sus fiestas, previstas entre el 9 al 15 de agosto. En el año del covid toca ser prudente para evitar la expansión del virus, de consecuencias dramáticas en la primera oleada de la pandemia y que aún sigue afectando a la vida de todos. Estas son cinco razones para no celebrar en 2020 las fiestas de San Lorenzo. 

Un balcón decorado con pañoletas en los Porches de Galicia.
1

Desde los balcones

Como reza el lema de la campaña lanzada por la Asociación Española contra el Cáncer y el Ayuntamiento de Huesca, San Lorenzo se celebra este año en los balcones. Un llamamiento a la seguridad de todos que invita a la ciudadanía a quedarse en casa del 9 al 15 de agosto y al mismo tiempo a la solidaridad, a contribuir económicamente con la organiación luciendo grandes pañoletas verdes. Esos balcones son el referente del suplemento dedicado este año por HERALDO DE ARAGÓN a las ‘no fiestas’. A ellos hemos subido a los principales protagonistas de San Lorenzo que desde algunos de los más bellos miradores de la ciudad reconocen el vacío e invitan a ser paciente, porque ya queda menos para el San Lorenzo del 2021.

El chupinazo hace estallar la fiesta en Huesca.
2

Las aglomeraciones

El 15 de mayo, 86 días antes del lanzamiento del cohete anunciador, el alcalde de Huesca dio una noticia ya esperada: la pandemia iba a impedir festejar San Lorenzo con las debidas garantías sanitarias, teniendo en cuenta la celebración de actos tan multitudinarios como el chupinazo, la cabalgata de las peñas, las actuaciones de los danzantes, la procesión o la ofrenda al santo. La decisión se tomó con acuerdo político y fue apoyada por las seis peñas recreativas. El argumento no tenía contestación: prima la salud de las personas y el riesgo de un rebrote era elevado, como luego se ha confirmado.  

El Coso de Huesca esta semana, en una fase 2 flexibilizada y con mascarillas obligatoria.
3

En fase 2

Huesca retrocedió a la fase 2 el 15 de julio. A las limitaciones de aforo que esto supone en los establecimientos de hostelería se han sumado las restricciones para todo Aragón recogidas en la orden del 5 de agosto: cierre del ocio nocturno a la 1.00, no más de 10 personas en las reuniones sociales, tanto en espacios públicos como privados, prohibición de consumo en grupo de bebidas en la calle y cierre de las peñas. La situación sanitaria en la ciudad apunta a una transmisión comunitaria, con un goteo constante de casos deslocalizados y un perfil también inquietante al tratarse de personas jóvenes asintomáticas que pueden provocar más contagios. Con este panorama el alcalde ha insistido en «modular las expresiones de alegría por el bien de todos». Y es que en la provincia ha habido 2.600 contagios, 418 personas han necesitado hospitalización (52 de ellas en la uci) y han perdido la vida 115.

La plaza del Torico, vacía a la hora en la que, en circunstancias normales, se hubiera celebrado el acto más multitudinario de La Vaquilla, el pañuelico.
4

Teruel y San Fermín, cara y cruz

Teruel ha sido un espejo en el que mirarse, porque en las fiestas de la Vaquilla, tan populares como San Lorenzo, se evitaron las aglomeraciones. Lo celebraron sin pañuelico, ni charangas y con la plaza del Torico vacía. El amplio despliegue policial fue un elemento disuasorio. San Fermín constituye otro referente, pero por los rebrotes en Pamplona a raíz de encuentros privados, reuniones familiares y de amigos, un ejemplo del riesgo que se corre.

Juan Blas Pérez, director de Medicina Interna del hospital San Jorge de Huesca.
5

Los mensajes de los ciudadanos

El Ayuntamiento, a través de sus redes sociales, ha dado la voz a los ciudadanos invitando a la prudencia a sus convecinos. Es el caso de María Jesús Sanvicente, de Ultramarinos la Confianza, que animaba a vivir San Lorenzo "en nuestras casas y en nuestros corazones". O de Jorge Lafuente, del Club Baloncesto Peñas, quien tiene claro que "solo siendo responsables y haciendo caso a las recomendaciones sanitarias, pronto podremos disfrutar de nuevo del deporte en directo y de San Lorenzo 2021". También quienes han estado en primera línea, como el médico de familia y coordinador del centro de salud, Adolfo Cajal, o el jefe de Medicina Interna del Hospital San Jorge, Juan Blas Pérez. "Las fiestas son muy saludables y la mejor fiesta es la salud. No hay celebración más urgente que esa. Y si entre todos lo logramos, al año que viene celebraremos San Lorenzo con más alegría que nunca. Honremos al santo sin olvidar la mascarilla, como no olvidamos llevar pañoleta y albahaca", decía el mensaje de este último.

Etiquetas
Comentarios